La reconstrucción de los Budas, prioridad del Gobierno afgano

Un seminario reunirá a especialistas mundiales dispuestos a colaborar

El nuevo Gobierno afgano, a través de su ministro de Cultura, Raheen Majdoom, ha anunciado que entre sus prioridades más inmediatas figura la reconstrucción de los Budas gigantes de Bamiyan. La destrucción por los talibanes, el pasado mes de marzo, de estas dos estatuas preislámicas, esculpidas en la roca de un acantilado hace 2.500 años, provocó un gran escándalo en todo el mundo.

Más información
Los talibán vuelan la cabeza del mayor de los dos Budas gigantes
Uno de los mayores especialistas en los talibán afirma que desafían a Occidente con los Budas
Los talibán afganos inician la destrucción de las estatuas

En declaraciones a la agencia France Presse, el ministro de Cultura afgano, Raheen Majdoom, explicó que 'la reconstrucción de los Budas figura entre las prioridades de nuestro departamento', junto a la reforma de los periódicos y el sector audiovisual. Majdoom, especialista en cultura afgana y poesía sufí, anunció la organización de un seminario dedicado a los Budas de Bamiyan y a la restauración del Museo Nacional de Afganistán, en Kabul, que reunirá a responsables del país y expertos mundiales. El ministro precisó que espera 'una respuesta de la Unesco' sobre la fecha de la celebración de esta reunión 'lo antes posible'.

Las dos estatuas gigantes de Bamiyan, localidad situada en el centro de Afganistán, fueron esculpidas en arenisca entre los siglos III y IV. Los dos Budas, muestras únicas en el mundo del fundador de la fe budista, medían 55 y 36,5 metros, respectivamente.

Los talibanes ordenaron la destrucción en marzo pasado de todas las figuras budistas de Afganistán, incluidos los Budas gitantes, alegando que la decisión se basaba en creencias religiosas. A pesar de la campaña de movilización internacional que exigió al entonces Gobierno afgano que detuviera la barbarie y de la oferta de varios países y museos de adquirir las estatuas, los Budas fueron destruidos a cañonazos en una operación que duró varios días. Los dos colosos fueron dinamitados con explosivos y morteros y quedaron reducidos a añicos.

Imagen de un Buda de Bamiyan, en 1997.
Imagen de un Buda de Bamiyan, en 1997.REUTERS
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS