Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'caso Gescartera' sólo castiga a Rato en el sondeo del CIS

El PP se distancia del PSOE hasta los 9,5 puntos

El Gobierno cree que ha salido indemne electoralmente del caso Gescartera. José María Aznar ya se marchó a México convencido de que el barómetro trimestral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que ausculta la situación política, presentado ayer, ratificaría sus mejores sensaciones. El Gobierno sólo aceptó de los datos del sondeo del CIS que Gescartera únicamente ha afectado 'coyunturalmente' a los ministros Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro. El PP aumenta su distancia en estimación de voto con respecto al PSOE hasta 9,5 puntos y entiende que el más castigado por ese acoso ha resultado ser José Luis Rodríguez Zapatero.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernández, que explicó ayer las conclusiones del Gobierno sobre la encuesta, sólo extrajo 'datos enormemente alentadores' de ese barómetro político del pasado octubre, cuyo trabajo de campo se efectuó entre los días 24 y 29, coincidiendo con el final de la comisión de investigación del caso Gescartera. Fernández interpretó que el estilo de oposición practicada por el PSOE durante esa comisión 'no ha hecho mella en el Gobierno sino en el propio Rodríguez Zapatero'. Idea que transmitió también el secretario general del PP, Javier Arenas, desde México.

El responsable gubernamental llegó a ese análisis tras estudiar todas las preguntas del sondeo, en las que no había cuestiones directamente sobre Gescartera pero sí sobre la valoración de la gestión, de la confianza y de la actuación del presidente y de todos los miembros del Ejecutivo, así como del propio PSOE. El Gobierno sostiene que ha salido muy bien parado en la percepción de la situación económica, política y en su gestión. Zapatero (5,23), eso sí, continúa por encima de Aznar (5,07) en la valoración de líderes, pero con menos fuerza, y el presidente despierta de nuevo más desconfianza (53,8%) que confianza (40,8%).

La única incidencia de Gescartera en el Gobierno que admitió Fernández fue la puntuación reservada para los ministros Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro, los titulares de Economía y Hacienda más afectados por ese millonario escándalo financiero. Rato pierde medio punto en su valoración con respecto a julio pasado, y Montoro 0,4 décimas.

La nota de Montoro, habitualmente entre las más bajas del Gabinete, es la peor desde que es ministro hace algo más de un año y medio. La consideración de Rato es mucho más significativa. El vicepresidente segundo, que entró en el Gobierno en mayo de 1996, ha sido valorado desde entonces en 23 ocasiones. Siempre ha disfrutado de una posición de privilegio, entre los tres mejores ministros y muchas veces incluso por encima del propio Aznar. El 4,7 que le concedieron los sondeados este octubre a Rato tiene sólo dos precedentes iguales, en octubre de 1997 y en octubre de 1996. Aunque la cota más baja alcanzada jamás por el teórico delfín de Aznar se produjo en enero de 1997 con un 4,6, aquel mes en que el Gobierno del PP denunció una presunta y millonaria amnistía fiscal de los socialistas a sus 'amiguetes'.

El único ministro del Gobierno aprobado ahora sigue siendo Mariano Rajoy, con un 5,1, como Aznar. Entre los peores se mantienen Celia Villalobos (3,5) y Miguel Arias Cañete (3,6). Federico Trillo-Figueroa empata con Rato (4,7).

Jorge Fernández recordó ayer que en el sondeo del pasado julio el ministro de Exteriores, Josep Piqué, bajó repentinamente medio punto tras estar involucrado en un nuevo aspecto judicial del caso Ercros. Piqué ha recuperado ahora ese terreno. El Gobierno entiende, por tanto, que ese tipo de caídas son 'coyunturales' y que Rato se recuperará.

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, apuntó, sin embargo, que los ciudadanos 'sí han depurado' las responsabilidades políticas de Rato al suspenderle. Blanco recurrió a una de las 'pocas genialidades' de Aznar sobre el 'calado de la lluvia fina' para matizar que la estabilidad en la diferencia entre PP y PSOE (en intención directa de voto y en estimación) demuestra que 'los cambios en las tendencias son muy lentos' y se han visto perjudicados ahora por la crisis internacional. Felipe Alcaraz, portavoz de IU, coincidió en el castigo electoral a Rato y Montoro y recomendó con ironía a Aznar que los ponga a viajar por el mundo como a Piqué para que se recuperen.

El portavoz del Gobierno sobre las encuestas del CIS aprovechó que este sondeo es el último electoral de este año para subrayar que el Gobierno aguanta cómodamente su distancia con respecto al PSOE: 'La estabilidad política es una realidad'.

Fernández acudió a las matrices internas de la encuesta para explicar la permanencia de Zapatero por encima de Aznar, aunque con menos fuerza. Dijo que los votantes del PP que puntúan a Aznar por encima del siete valoran también a Zapatero siempre más que con un cinco. Los encuestados socialistas, sin embargo, dan a Aznar un 4,1 y a Zapatero entre el 6,5 y el 7.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001