Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aceralia y Arbed cuestionan la operación de canje de acciones en su fusión con Usinor

La distinta evolución de las sociedades pone en entredicho la creación del primer productor de acero

Cuando todo el mundo estaba pendiente de la autorización por la Comisión Europea de la fusión de la francesa Usinor, la luxemburguesa Arbed y la española Aceralia para crear el primer productor mundial de acero, ayer llegó la incertidumbre. Arbed y Aceralia quieren revisar la operación de canje de acciones entre las tres compañías. La evolución de los mercados el último año, en pleno proceso de desaceleración internacional, ha sido crucial para esta toma de posición. Mientras la española y la luxemburguesa han sabido capear el temporal, Usinor no ha tenido tanta fortuna. La decisión final será de los consejos de administración de las tres sociedades el próximo miércoles 21.

Mientras en el primer semestre del año la facturación de Arbed caía con respecto al mismo periodo del año anterior un 1,4%, la de Aceralia subía un 2% y la de la francesa Usinor caía un 3,6%. El margen es aún mayor en los beneficios, donde la caída de la francesa fue de un 86,3%; la de los luxemburgueses, de un 30%, y la de la española, de un 1%. La luxemburgusea Arbed es el accionista de referencia de la española Aceralia, con un 35% del capital.

Esta diferente cintura de las tres sociedades ante los momentos de inestabilidad del mercado se debe a la estructura de producción de cada una. Mientras el tándem Arbed-Aceralia produce todo lo que se demanda en el sector del acero común, Usinor sólo fabrica planos, fundamentalmente para el automóvil y el electrodoméstico. La menor actividad mundial de estos dos sectores ha llevado al parón de la francesa. Sin embargo, sus socios pero rivales, al estar diversificados y mantenerse también en el mercado de la construcción y los transformados, que han evolucionado mejor, han podido amortiguar la recesión.

El peso de las tres

También ha cambiado radicalmente el valor en Bolsa de las tres empresas. El precio de referencia de la nueva sociedad era el del cierre de Usinor el jueves 15 de febrero de este año, cuando se suspendió su cotización, al igual que la de sus socios en la fusión. Ese día, el precio de Aceralia fue de 11,13 euros, por lo que la prima que se está ofreciendo a los accionistas de la empresa española es del 44,26%. Ayer cerró a 15,20 euros, es decir, un 36,6% por encima, pasando su capitalización de 1.391 a 1.899 millones de euros. En el año se ha revalorizado el 68,70%. Arbed ha pasado de 843 a 1.268, mientras Usinor ha caído de 3.520 a 3.257 millones de euros.

La operación de canje prevista suponía que los accionistas de la española Aceralia obtendrían el 20,1% de la nueva sociedad. Un 23,4% del accionariado estaría en manos Arbed, y el restante 58,5%, en Usinor. Aunque se presenta como una fusión, la operación es, en realidad, una absorción por parte de Usinor, que ofrecía una prima del 44,26% por Aceralia y del 64% por Arbed. Es, precisamente, esta prima la que quieren que se mejore en base a los resultados, ya que éste era uno de los parámetros que se evaluaron a la hora de calcular la operación de canje. El valor de la operación se elevó en febrero a 5.700 millones de euros.

Los accionistas de Aceralia, según lo previsto hasta ayer, obtendrían ocho títulos de la nueva sociedad por cada siete de los suyos.

Los accionistas de Arbed tendrían diez acciones nuevas por cada una de las suyas (una prima del 64%), mientras que los de Usinor recibirían una nueva por cada una de las propias. La nueva sociedad, que se espera reciba el apoyo de la UE la próxima semana, realizaría tres ofertas públicas de acciones (OPA) por las tres empresas, que quedarían condicionadas a que acudieran el 75% de los accionistas de cada sociedad. La entidad resultante, para la que todavía no se ha decidido un nombre, cotizaría en las bolsas de París, Madrid, Bruselas y Luxemburgo.

Los responsables Usinor expresaron ayer su 'sopresa' por la petición de sus potenciales socios justo al final del proceso. 'Escucharemos sus peticiones, pero recordamos que Usinor también está comprometida con sus accionistas y no puede modificar de un día para otro los términos de la fusión', informa France Presse.

Con sede en Luxemburgo, el nuevo gigante industrial sumaría una cuota de mercado del 40% en Europa y del 60% en todo el mundo, en un momento en que la industria del acero europea se enfrenta a las perspectivas más complicadas de la última década, debido a la sobrecapacidad de producción en todo el mundo y al desplome de los precios. Contaría con 110.000 empleados en todo el mundo y produciría 46 millones de toneladas, con una cifra de ventas de 30.000 millones de euros y un Ebitda (beneficio antes de amortizaciones e impuestos) de un 12%, de acuerdo con las planes de fusión explicados en Bruselas en febrero pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2001