Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía espió al periodista español de la televisión Al Yazira

Pinchó su teléfono cuando trabajaba en la agencia Efe en Granada

Tayseer Alouny, el periodista español que es corresponsal de la cadena de televisión árabe Al Yazira y que transmitió a todo el planeta el vídeo de Bin Laden en el que éste amenazaba a EE UU con nuevos atentados, ha sido espiado por la policía española durante más de un año por sus presuntas relaciones con hombres de la yihad, según fuentes policiales. Su teléfono fue intervenido por orden judicial, y directivos de Efe, donde trabajaba en Granada, fueron informados de la vigilancia. Alouny denuncia que se quiere desacreditar su trabajo.

Directivos de Efe fueron informados por la policía del interés del FBI por su traductor de árabe, al que se relacionaba con radicales islámicos

Alouny, de 55 años, de origen sirio y nacionalidad española, el único periodista que ha logrado entrar en el inexpugnable búnker informativo del régimen talibán, fue objeto de una minuciosa y detectivesca investigación policial durante su estancia en España, hasta febrero de 2000, mientras trabajaba en el servicio de traducción de árabe de la agencia de noticias Efe en Granada, su ciudad de adopción, en la que vive Fátima, su mujer, y sus cuatro hijos, todos españoles.

Desde su oficina en Kabul, el periodista responde a la noticia de la vigilancia policial: 'Me da igual que me hayan pinchado mi teléfono. No me interesaba antes ni me interesa ahora. La policía está haciendo su trabajo y lo agradezco porque trabajan para guardar la seguridad del país. Si han pinchado teléfonos a ministros y al Rey, ¿por qué no me lo van a pinchar a mí? No me preocupa nada'.

El corresponsal de Al Yazira en Kabul destaca que sólo está ejerciendo su profesión y asegura: 'Muchos intentan quitarnos credibilidad. Quieren anular nuestro trabajo, restar credibilidad al daño de la guerra que mostramos cada día. Lo que dice la policía de mí es una agresión y una difamación. Estudiaremos las medidas legales. Todo esto me huele mal. ¿Por qué se cuenta ahora?', se pregunta.

Información del FBI

El teléfono particular de Alouny en Granada fue intervenido con mandamiento judicial de la Audiencia Nacional por su presunta relación con radicales islámicos en España y en países como Arabia Saudí, Pakistán, Afganistán y Jordania, según señalan fuentes de los servicios de información, que definen al periodista como 'hombre de confianza y simpatizante' de organizaciones y personas del entorno de la yihad o guerra santa antiamericana. Según esta versión policial, la presunta vinculación del periodista con estos grupos se limita a la estrategia 'política' donde le otorgan 'prestigio e influencia'.

La investigación policial, a cargo de la Brigada de Información Exterior, se inició a raíz de informaciones sobre Tayseer Alouny proporcionadas a la policía española en 1999 por el FBI y se cerró sin ninguna imputación ni cargos contra él. La policía no sólo lo vigiló con escuchas, sino que contó con la colaboración de personas próximas al traductor de árabe, que informaban de sus actividades diarias en Granada y viajes al extranjero. El Cesid y la CIA también mostraron interés por sus presuntos contactos y actividades con integristas radicales islámicos.

La policía informó en 1999 a directivos de Efe de la vigilancia a la que estuvo sometido el ex traductor de árabe durante su etapa en esta empresa. Miguel Platón, director de información, confirma la visita a la agencia de miembros de los servicios de información de la policía: 'Nos preguntaron lo que hacía en la agencia y les dijimos que se limitaba a traducir al árabe noticias del servicio internacional. Dijeron que, según el FBI, era una persona próxima a Bin Laden'. Miguel Ángel Gozalo, presidente de Efe, fue también informado.

En febrero de 2000, Alouny pidió la baja en Efe y aceptó el puesto de corresponsal en Kabul de la cadena Al Yazira (o algeciras, la isla, en árabe). Desde entonces ocupa una atalaya privilegiada y exclusiva desde la que ofrece imágenes al mundo entero. La única versión del horror de la guerra.

El pasado día 7, Alouny fue el elegido para transmitir al mundo un mensaje inquietante. Recibió el vídeo cuyo contenido conmovió a millones de personas. Bin Laden, de 44 años, con uniforme militar, lanzaba una seria advertencia: 'Juro por Dios que América no tendrá seguridad hasta que no la haya en Palestina y hasta que todos los ejércitos occidentales ateos no se marchen de las tierras santas'.

Quejas de EE UU

Pero al Gobierno de EE UU no le complace la visión del conflicto que traslada Al Yazira. Colin Powell, secretario de Estado, ha expresado sus sospechas de que Bin Laden usa la emisora para enviar mensajes en clave a sus colaboradores. Powell reconoció que ha presionado al emir de Qatar para que censure a Al Yazira, un intento inútil, según dice Dima Jatib, jefa de redacción: 'Nada ha cambiado desde que el emir recibió la carta de Powell'.

Fátima, ceutí y esposa del periodista, manifiesta su queja por la vigilancia policial: 'Mi marido se está jugando la vida en Kabul y esto me duele. Como musulmana no me extraña que lo hayan vigilado, pero no se debería decir que se vigila a alguien. O se tiene algo contra él o no se tiene'.

La mujer del corresponsal de Al Yazira explica que éste dejó su trabajo en Granada porque la cadena de televisión árabe le hizo una oferta mejor. 'Aquí ganaba 150.000 pesetas y estaba siempre bajo la amenaza de que se cerraba el servicio'. Ex compañeros de Alouny en el servicio de traducción árabe de Efe en Granada le han mostrado su apoyo y critican la vigilancia policial.

Tras el atentado del 11 de septiembre, Fátima y sus cuatro hijos salieron de Afganistán, a donde habían acudido en verano para visitar a Tayseer, y regresaron a Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de octubre de 2001