Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESARME DEL IRA

El unionista Trimble está dispuesto a presidir de nuevo el Gobierno del Ulster

Tony Blair: 'Para la mayoría de la gente de Irlanda del Norte, la vida es hoy mejor'

La clase política reaccionó ayer con euforia tras confirmarse la destrucción por parte del Ejército Republicano Irlandés (IRA) de una parte de sus arsenales. "Para la mayoría de la gente de Irlanda del Norte, la vida es hoy mejor", sintetizó el primer ministro británico, Tony Blair. El líder de los unionistas moderados, David Trimble, visiblemente satisfecho, aseguró que los hechos de ayer "abren la puerta" al retorno de la normalidad institucional. Para el líder republicano, Gerry Adams, se trata de un hecho "valiente y tremendamente significativo".

Trimble, presidente del partido clave en el unionismo, los moderados del UUP (Partido de los Unionistas del Ulster), dio ayer prácticamente por cerrada la crisis que él mismo abrió el 1 de julio pasado, cuando dimitió como ministro principal de Irlanda del Norte y acentuó la semana pasada al forzar la retirada de los ministros unionistas del Gobierno.

Ayer, tras entrevistarse con el general John de Chastelain y conocer algunos detalles del acto de desarme del IRA, Trimble se presentó como vencedor. No le faltan motivos. Presionado por el ala radical de su partido, jugó a fondo la carta de la presión hasta el punto de que ha estado al borde de saltar por los aires todo el proceso de paz.

Ayudado en parte por su terquedad y por el cambio brutal de escenario político mundial tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, Trimble puede ahora presentarse ante su partido como el hombre que logró el desarme del IRA. El líder unionista confirmó que volvería a ocupar su cargo de ministro principal si lo aprobaba la Asamblea parlamentaria de Irlanda del Norte.

Blair, eufórico, leyó una declaración desde Downing Street en la que resaltó la importancia que el gesto del IRA va a tener en la consolidación del proceso de paz. Admitió que no todos en el Ulster están por la paz, pero aseguró que "para la mayoría de la gente de Irlanda del Norte, la vida es hoy mejor". "Nos queda un largo camino para terminar nuestro viaje, pero se ha conseguido un hito importante", declaró el primer ministro británico.

Su colega irlandés, Bertie Ahern, afirmó que el desarme del IRA "puede y debe" asegurar una paz duradera en Irlanda del Norte. Ahern calificó el anuncio del IRA como "un acontecimiento sin precedentes" y afirmó que deberá desembocar en la aplicación total del acuerdo de paz del Viernes Santo, firmado por todas las partes el 10 de abril de 1998 y que permitió la creación de instituciones de autogobierno en la provincia.

Por su parte, la presidenta de la República de Irlanda, Mary McAleese, expresó su confianza en que el desarme sea "el momento histórico" y "la llave" que resuelva el conflicto en Irlanda del Norte.

La presidenta dijo que el gesto del IRA podría además poner fin a la "desconfianza" que existe en el Ulster entre la comunidad católico-nacionalista y la protestante-unionista.

Gerry Adams: "Hoy comienza la desmilitarización"

Gerry Adams, líder del Sinn Fein, dijo ayer sobre el desarme del IRA que "será muy difícil para muchos republicanos aceptarlo porque para los activistas republicanos, que nunca han sido derrotados, el tema de las armas es muy emocional". "Hoy comienza la desmilitarización del Ulster".

"El IRA habrá contribuido a salvar el proceso de paz siempre que los otros también lo vean así", reconoció en una charla en Londres. Y, ante un público fundamentalmente entregado a sus tesis, dijo: "Es una obscenidad que la isla de Irlanda siga dividida. Y es una obscenidad que siga habiendo peleas sectarias en algunas secciones de la comunidad". Aunque no realizó exigencias concretas, advirtió que "ahora tiene que moverse el Gobierno". Es muy posible que, cuando retorne la normalidad institucional, el Gobierno británico ordene la retirada del Ejército de algunas zonas particularmente sensibles.

Para Martin McGuinness, el negociador del Sinn Fein y hombre clave para conseguir que las bases republicanas apoyen el desarme del IRA, se trata de una decisión "valiente, que no tiene precedentes y es histórica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 2001

Más información