Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar ratifica que la reforma universitaria debe superar 'progresismos trasnochados'

Zapatero afirma que el presidente tiene 'una política carca y retrógrada en Educación'

Madrid / Barcelona

El jefe del Ejecutivo, José María Aznar, ratificó ayer ante el pleno del Congreso las descalificaciones hacia los sectores del mundo educativo, como los rectores, que se oponen a su Ley de Universidades. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, le preguntó si mantenía que los que no comparten su proyecto defienden 'intereses corporativos' y representaban un cierto 'progresismo trasnochado'. Sí, dijo Aznar que repitió las afirmaciones que hizo la semana pasada. Zapatero le acusó de tener 'alergia' al progreso y de defender posiciones 'carcas'.

'Ratifico lo mismo que dije en ese discurso, que releyéndolo, por cierto, estaba bastante bien', dijo Aznar en referencia a las palabras que pronunció la semana pasada en un encuentro del PP. Zapatero le preguntó si se ratificaba. 'Queremos mejorar la calidad del profesorado, incrementar la movilidad, mejorar el acceso a las cátedras, terminar con la endogamia, con el corporativismo, sin tópicos, sin progresismos trasnochados'. Aznar contraatacó, además, al líder del PSOE con una demanda clásica: 'Presente usted una alternativa'. Ésta es la que hoy defenderá en el pleno del Congreso la diputada socialista Carmen Chacón con una enmienda a la totalidad y texto alternativo al Proyecto de Ley de Universidades, que defenderá la ministra de Educación.

El líder del PSOE, tras achacar a Aznar 'alergia al progreso', pidió al presidente que reconociera el avance que ha habido en España durante los últimos veinte años en materia educativa, progresos inéditos en la historia del país. Aznar lo reconoció pero enseguida apuntó que toda reforma necesita cambios y que eso es lo que quiere hacer su Gobierno. Pero no son las modificaciones que el PSOE realizaría.

'No hay que cambiar a los rectores que han sido elegidos democráticamente , hay que respetar a la comunidad universitaria; lo que hay que cambiar es su política carca y retrógrada en Educación', añadió Zapatero. El líder socialista se reunió a continuación con profesores universitarios acompañado por Carmen Chacón. Desde que inauguró su mandato hace 14 meses, Zapatero ha dedicado una especial atención al mundo universitario.

Por otra parte, ayer señalaron los nacionalistas catalanes que el proyecto de ley de universidades que hoy empieza a debatirse en el Congreso merece 'un suspenso', pero aseguran que están negociando con el ministerio una serie de cambios en puntos concretos del texto. El portavoz del grupo parlamentario de CiU, Xavier Trías, indicó ayer que su partido se abstendrá hoy en las votaciones de las enmiendas a la totalidad.

El consejero de Universidades de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, aprovechó la inauguración del curso de la Universidad Politécnica de Cataluña para analizar el proyecto de ley. 'Las carencias del texto actual son elevadas', dijo, 'el balance es un suspenso alto, pero un suspenso'. A la Generalitat le inquieta especialmente el papel que asigna la ley a la Agencia de Evaluación y Acreditación, y pide que se reconozca la competencia de su propia Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña, que funciona desde hace años.

El titular de Universidades considera que el proyecto puede generar 'inseguridad jurídica', como por ejemplo en el caso de la homologación de títulos en dos etapas. También discrepa del tratamiento que recibe el sistema de becas y exige que se adecue al acuerdo de transferencias pactado en 1998. Mas-Colell se opone 'sin matices' y ve 'totalmente fuera de lugar la exigencia de que los rectores dimitan en bloque antes de los seis meses de entrada en vigor de la ley; critica el 'carácter funcionarial de buena parte del profesorado y la áreas de conocimiento', y pretende que 'la posibilidad de un desarrollo legislativo por parte de las comunidades quede recogida más explícitamente'.

Pese al 'suspenso' otorgado al proyecto de ley, el discurso de Mas-Colell, en tono constructivo, su llamada a tener en cuenta 'las realidades parlamentarias' y la precisión de que los puntos mencionados están negociándose con el ministerio apuntaban claramente a que CiU podría votar a favor de la ley por poco que el PP le conceda. El rector de la Politécnica de Cataluña, Jaume Pagès, fue más radical. Opina que la ley 'se ha gestado desde la desconfianza; que no da a las universidades mecanismos eficaces de interacción social con su entorno, ni asigna responsabilidades en los procesos de generación de conocimiento, sino que genera un uniformismo esterilizante y peligroso'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de septiembre de 2001