Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los rectores advierten a Aznar de que sus acusaciones pueden frustrar la reforma

Universidades y sindicatos aseguran que ha sido un ataque a toda la comunidad educativa

La respuesta de los rectores a las acusaciones de 'corporativismo rancio' vertidas por el presidente del Gobierno, José María Aznar, fue ayer contundente. El presidente de los rectores, Saturnino de la Plaza, negó que exista corporativismo, recordó que los rectores ocupan sus plazas transitoriamente y que lo que les preocupa es que el proyecto del Gobierno 'no se adapta a lo que necesita la Universidad del futuro'. De la Plaza advirtió de que 'todo lo que sea generar un clima que impida el diálogo crea una situación negativa para sacar adelante una ley con buenos resultados'.

El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) aseguró que el Gobierno 'está confundiendo a la opinión pública dando la imagen de que hay que hacer una salvación de emergencia de la universidad y que está en una situación lamentable, cuando lo que hay que hacer es una adaptación a los nuevos tiempos, porque la Universidad española ha avanzado enormemente, cualitativa y cuantitativamente, en los últimos 15 años, algo que queda patente en los estudiantes internacionales'.

De la Plaza también resaltó que 'está sorprendiendo extraordinariamente en los ámbitos internacionales cómo un Gobierno puede llevar adelante una ley cuando hay tanta discrepancia sobre ella'.

Las declaraciones de De la Plaza no fueron las únicas que escucharon ayer desde las universidades españolas. El rector de la Carlos III, Gregorio Peces Barba, señaló: 'Aznar se ha referido a los rectores con un desprecio y una desconsideración que es inadmisible. El presidente ha abierto otro frente'. Peces-Barba recordó que los rectores 'no hablan a título personal'.

Peces-Barba se extrañó además de que Aznar arremeta contra las universidades cuando Pilar del Castillo lleva meses organizando comidas con los rectores buscando un entendimiento en algunos aspectos del proyecto. Según el rector de la Universidad Complutense, Rafael Puyol, lo que pasa es que Aznar 'está insatisfecho con la respuesta que ha recibido la ley de los rectores'.

Cuestiones técnicas

El rector de la Universidad de Valencia, Pedro Ruiz Torres, dijo que 'el corporativismo se da entre los que quieren sacar una ley que no aporta más que problemas'. 'Es una mala ley y no por cuestiones ideológicas sino técnicas', añadió. El rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Luis Arroyo, dijo que el problema es que 'Aznar desconoce radicalmente la universidad española y además la desprecia'.

Por su parte, Pilar del Castillo, aseguró en Bilbao que los rectores que rechazan de plano la reforma de la ley son 'una minoría y que los que se oponen lo hacen por 'consideraciones que trascienden el propio ámbito universitario', informa Naiara Galarraga.

Según Del Castillo, 'existe una gran mayoría de rectores que me ha manifestado que está de acuerdo con muchos aspectos de la ley', como los relacionados con 'avances sobre investigación y la evaluación de la calidad'. También recalcó Del Castillo que cuando Aznar criticó el 'corporativismo rancio' de quienes se oponen a las reformas universitarias no se refirió 'expresamente' a los rectores.

Al lehendakari, Juan José Ibarretxe, quien se ha declarado dispuesto a presentar un proyecto de ley universitaria 'propia' alternativo en el Parlamento de Vitoria si el Gobierno central persiste en su actitud 'negativa y obstruccionista', Del Castillo le reclamó 'sentido común y responsabilidad' y que acate el marco constitucional.

Los sindicatos CC OO y UGT interpretan las declaraciones de Aznar 'hacia toda la comunidad educativa' como una declaración de 'guerra abierta' y 'guerra escolar'. CC OO señaló que Aznar ha querido apoyar a la ministra 'tras los rumores de discrepancias entre ésta y el grupo parlamentario popular'. Para UGT, el PP 'ha demostrado su incapacidad negociadora con los interlocutores sociales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2001