Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro de EE UU avala el plan económico argentino

Río de Janeiro / Buenos Aires

El subsecretario del Tesoro de Estados Unidos, John Taylor, concluyó ayer su visita a Argentina tras haber avalado el nuevo plan económico del Gobierno y con el compromiso del 'sistema financiero' de colaborar para hacer frente a la crisis que sufre este país suramericano. El número dos del Tesoro estadounidense celebró ayer una reunión con economistas argentinos tras haberse visto con el presidente Fernando de la Rúa. El enviado del presidente George W. Bush ha evitado a la prensa local, aunque, según fuentes oficiales, además de estudiar la situación argentina, expresó su respaldo a las medidas acordadas por las autoridades económicas argentinas.

Además de entrevistarse con De la Rúa, Taylor se reunió con el jefe del Gabinete, Chrystian Colombo; el ministro de Economía, Domingo Cavallo, y el presidente del Banco Central, Roque Maccarone, quienes le explicaron la política diseñada por el Gobierno para lograr de inmediato una meta de déficit cero en las cuentas públicas. Argentina ha declarado oficialmente 'agotadas' las posibilidades de acceder al crédito en los ámbitos internacional y local, razón por la cual asumió el compromiso de no gastar un solo peso más de los que ingresen por recaudación de impuestos.

Ayuda del FMI

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Horst Koehler, se manifestó a favor de que se adelante a Argentina un desembolso de 1.200 millones de dólares (unos 230.000 millones de pesetas) con el objetivo de aliviar la delicada situación económica del país. Koehler también pedirá a la directiva de esta institución que acelere la entrega del próximo tramo del préstamo de 13.400 millones de dólares concedido a Argentina en cuanto finalice la revisión actual de la marcha del programa argentino de ajuste.

Por otro lado, tras 15 días de negociaciones, Brasil ha conseguido un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le permitirá disponer de 15.000 millones de dólares desde septiembre próximo a diciembre de 2002, año en que tendrán lugar las elecciones presidenciales. Con el acuerdo, Brasil consigue un apoyo importante para frenar los efectos de la crisis argentina que habían devaluado el real hasta los 2,59 por dólar.

El acuerdo prevé dos modalidades de préstamos: 2.500 millones de dólares están a disposición de Brasil y otros 12.500 sólo podrá retirarlos cuando el país demuestre que tiene dificultades para equilibrar su balanza de pagos. Según Hort Kholer, del FMI, el nuevo programa fue tomado como una medida de prevención ya que los recursos deben garantizar que las turbulencias sufridas por Brasil, sobre todo debido a la crisis de Argentina y el enfriamiento de la economía mundial, 'no impidan que el país cumpla con sus compromisos externos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 2001