Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Cardenal ordena a la fiscalía que se querelle contra Otegi por exaltación del terrorismo

El portavoz de Batasuna alaba en el entierro de Olaia Castresana a 'todos los 'gudaris' de ETA'

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, ordenó ayer a la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que investigue si las declaraciones del portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, ayer, en el entierro de la presunta etarra Olaia Castresana, muerta al explotarle una bomba que preparaba en Torrevieja, son constitutivas de un delito de exaltación del terrorismo. En medio de gritos a favor de ETA, Otegi alabó y pidió el aplauso para la labor de 'todos los gudaris que han caído en esta larga lucha por la autodeterminación' y ensalzó a los militantes etarras muertos, entre ellos Castresana.

Arnaldo Otegi reivindicó ayer la validez de la violencia que practican los miembros de la banta terrorista ETA al afirmar que han contribuido decisivamente a situar en el centro de la política el debate sobre el derecho de autodeterminación. El portavoz de Batasuna intervino en un homenaje rendido a Olaia Castresana en el exterior del cementerio de San Sebastián antes de enterrar sus restos. Otegi consideró imprescindible el papel que han desempeñado a lo largo de los años 'los gudaris [soldados vascos] de ETA caídos en esta larga lucha por la autodeterminación', y lamentó que las muertes de los etarras en plena acción -en alusión a su fallecimiento cuando manipulaban o transportaban explosivos para perpetrar atentados- hayan transcurrido en condiciones duras, de 'silencio' y 'soledad'.

'Sin la izquierda abertzale no sería entendible hoy que el Gobierno español estuviera absolutamente nervioso y haciendo un debate sobre el derecho de la libre determinación, y es ésa la contribución que han hecho muchos militantes de la organización [ETA]. Eso es algo objetivo y no significa hacer exaltación ni apología de nada', afirmó Otegi y pidió para ellos, a los cientos de personas que acudieron al cementerio, el 'aplauso más caluroso' porque sin su contribución aquello 'no hubiera sido posible'.

Otegi dijo que se equivoca quien crea que 'este país no va a homenajear a estos militantes', y criticó al lehendakari por no haber tenido 'ninguna referencia a los derechos humanos' para la familia de Olaia Castresana, a la que definió como 'una joven de 22 años que muere por razones políticas defendiendo la autodeterminación'.

Al homenaje a la presunta etarra acudieron destacados dirigentes abertzales, entre ellos el responsable del área Internacional de Batasuna, Joseba Alvarez, y el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga. El sonido de la txalaparta, el aurresku -danza de salutación- y los bertsos cantados a modo de despedida completaron el homenaje, en el que fueron coreados gritos a favor de ETA y otras consignas habituales entre los radicales: Herriak ez du barkatuko (el pueblo no perdonará); Olaia, gudari, gogoan zaitugu (Olaia, gudari, te recordamos), y PNV errudun (PNV culpable).

Al igual que en Rentería el pasado sábado, Otegi portó ayer al hombro el féretro de Castresana, reforzando así su identificación con la víctima. El portavoz de Batasuna reprochó a la 'clase política' vasca que no se dé cuenta de que, en la actualidad, 'es la generación nacida en el Estatuto la que se adhiere a la lucha armada para expresar su compromiso político'.Otegi exhortó a 'llevar a este pueblo a otro escenario político; un escenario de paz en el que se sustente el derecho de autodeterminación'.

El portavoz del PNV, Joseba Egibar, denunció ayer el 'camino de locura' emprendido por ETA y reiteró que, en la medida en que se incremente la violencia, HB perderá apoyo popular. Gorka Knörr, portavoz de EA, dijo que a Batasuna le conviene hacer 'un discurso que el Estado considere punible'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001