Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacionalista Bossi jura lealtad a Italia para ser ministro de Reformas

La patronal elogia al Gobierno de Berlusconi

Bossi, ministro sin cartera para las Reformas, cargo desde el que impulsará la autonomía regional, llegó al Palacio del Quirinal vestido con un traje cruzado gris. No menos impecable el estilo de los otros dos ministros de la Liga Norte, Roberto Castelli, que dirigirá Justicia, y Roberto Maroni, vetado para ese puesto, que obtuvo a cambio el Ministerio de Trabajo, Salud y Política Social.

Pese a las críticas de la prensa internacional y de la oposición, que considera inquietante la presencia del líder de la Liga en el nuevo Gobierno, Antonio D'Amato, presidente de la patronal italiana, Confindustria, elogió la 'equilibrada composición del nuevo Ejecutivo'. Palabras de aprecio para el Berlusconi bis llegaron también de otro importante empresario, Cesare Romiti, antiguo presidente del Grupo Fiat y director de la editorial Rizzoli (editora de Il Corriere della Sera), que no ha ocultado nunca sus simpatías por el centro-derecha. Los mayores elogios (incluso del Olivo) han sido para el nuevo ministro de Exteriores, Renato Ruggiero, de 71 años, antiguo dirigente de la Organización Mundial del Comercio.

La ceremonia de traspaso de poderes entre el primer ministro saliente, Giuliano Amato, y el entrante, Berlusconi, fue breve y cordial. El nuevo Gobierno tendrá que superar aún la semana próxima la votación de confianza del Parlamento. Berlusconi reunió ayer a su equipo de Gobierno para completar cuanto antes la lista de nombramientos con los subsecretarios. Aunque su partido, Forza Italia, acumula nueve ministerios, entre ellos cuatro de los más importantes (Economía y Hacienda, Defensa, Industria e Interior), no puede decirse que sus aliados hayan salido malparados. Al partido pos-fascista Alianza Nacional, cuyo líder, Gianfranco Fini, en calidad de vicepresidente tendrá autoridad sobre la RAI, van los Ministerios de Comunicación, Agricultura, Medio Ambiente y el de Italianos en el Extranjero, una especie de regalo a Mirko Tremaglia, de 75 años y veterano de la República de Saló fascista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de junio de 2001