COYUNTURA AGRARIA

Casi el 50% del olivar español está por debajo de los límites de rentabilidad

El sector se enfrenta a la caída de los precios y a la reducción de ayudas

Para el sector olivarero es fundamental que Bruselas asigne a España una cuota de producción superior. De ese modo se evitarán las penalizaciones y la consecuente rebaja de las ayudas al sector. Esta petición tiene en contra la postura comunitaria de no incrementar los gastos en el olivar en un momento de ajustes presupuestarios y choca también con los intereses de otros países productores que se oponen a reducir sus cuotas.

Otra de las medidas propuestas por el sector para evitar la escasa o nula rentabilidad de su actividad es aumentar la demanda de aceite de oliva para evitar excedentes y que los precios alcanzaran unos niveles más altos que los actuales. Finalmente, el sector reclama ayudas medioambientales reales, que garanticen el mantenimiento de las superficies olivareras en zonas marginales.

Más información

Según un estudio de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), los costes mínimos para una producción de entre 1.500 y 1.700 kilos de aceituna por hectárea superan las 500 pesetas por kilo de aceite. Ante esta situación, y con la mirada puesta en el futuro, el sector reclama más cuota para evitar penalizaciones, unos precios más altos y ayudas reales medioambientales para evitar abandonos.

Gastos muy elevados

Los datos manejados por la Administración señalan que los gastos de producción por hectárea se hallan entre las 182.000 pesetas en una hectárea de secano y en un año de baja cosecha y las 366.000 pesetas para una hectárea en regadío con producción elevada.

España dispone de unos 2,4 millones de hectáreas, según datos oficiales. De esta superficie, aproximadamente el 25% dispone de sistema de riego que asegura cada año unos elevados rendimientos por encima de los 3.000 kilos por hectárea. Igualmente se ha llevado a cabo la mejora de estructuras en otra parte muy importante del olivar. Sin embargo, casi la mitad de las superficies olivareras tienen unos rendimientos por debajo de los 1.500 kilos.

Tras el ingreso de España en la Unión Europea, y hasta su prohibición en 1998, se produjo un fuerte crecimiento de las superficies de cultivo. Esta expansión del olivar en España se ha repetido en otros países mediterráneos, lo que significa la posibilidad de un fuerte incremento de la oferta a corto y medio plazo.

En el caso de España, frente a unas producciones medias de unas 700.000 toneladas para los próximos años, se barajan cosechas medias de 900.000 toneladas. Este incremento de la oferta no se ha correspondido con un aumento de la demanda, lo que se ha traducido en fuertes caídas de precios en origen.

Frente a las casi 700 pesetas por kilo que se alcanzaron a inicios de los años noventa, actualmente los precios se hallan entre las 270 y las 280 pesetas por kilo.

Regulación del mercado

Para complementar los ingresos de los agricultores, la regulación de mercado contempla una ayuda bruta de 220 pesetas por kilo de aceite siempre que el país no supere la cuota de producción asignada por la Unión Europea. España dispone de una cuota de solamente 760.027 toneladas, lo que supone caer en penalizaciones, que este año pueden superar el 30%, para situar la ayuda en unas 150 pesetas / kilo. Ambas partidas no llegan a cubrir los costes mínimos de producción.

Ante esta situación, en medios agrarios se insta a la Administración para la aplicación de medidas urgentes que aseguren el mantenimiento de la actividad en el olivar.

Recolección mecanizada de aceitunas en una finca de Girona.
Recolección mecanizada de aceitunas en una finca de Girona.PERE DURÁN

Prima fija para el ovino

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50