Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DECISIÓN DE MORIR

El 15% de los médicos reconoce haber practicado la eutanasia activa

Un estudio de la OCU revela la práctica clandestina de cientos de 'muertes asistidas' en España

Ni el miedo al castigo penal puede ocultar ya entre los profesionales sanitarios la realidad de la eutanasia, un tema todavía tabú en la legislación española. Según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el 15% de los médicos reconoce haber practicado la eutanasia alguna vez, el 21% afirma conocer que se practica por otros y el 65% dice haber recibido él mismo la petición para aplicarla por parte de enfermos o familiares de éstos. Este porcentaje se eleva hasta el 85% cuando la pregunta es contestada por las enfermeras. Entre la población, el 16% de los familiares de fallecidos cree que la muerte del paciente fue acelerada, y tres de cada cuatro encuestados afirma estar a favor de una legalización que le permitiera solicitar la eutanasia en el caso de que llegara a sufrir una enfermedad insoportablemente dolorosa e incurable.

El Código Penal castiga con un máximo de seis años de cárcel ayudar a la muerte de otro por petición expresa, seria e inequívoca de éste. El Código no cita la palabra eutanasia ni el suicidio asistido. Pero la muerte del tretrapléjico Ramón Sampedro, ayudado a morir por personas desconocidas el 12 de enero de 1998, logró que la eutanasia dejase de ser un tabú o una hipótesis lejana. 'Por desgracia, lo que mueve este debate en los medios son los casos como el del señor Sampedro', afirma Juana Teresa Betancor, vicepresidenta de la Asociación Derecho a Morir Dignamente (ADMD).

Las respuestas de los médicos consultados por la OCU -los resultados de la encuesta se publicaron en el número 33 de la revista OCU-Salud de diciembre de 2000- le parecen a Betancor 'muy significativas'. Y eso que ella misma recibió de un dirigente del PP la advertencia de que si un médico declaraba, durante un debate coordinado por ella, haber practicado la eutanasia, sería llevado ante la autoridad judicial. En cambio, sólo una tercera parte de los médicos denunciaría a un colega ante su Colegio de Médicos, un porcentaje que disminuye si se trata de ir a la justicia.

Los datos de la vicepresidenta de la ADMD son muy semejantes a los de la encuesta de la OCU, aunque con el tiempo no hacen más que aumentar los favorables a una legalización de la eutanasia. En febrero de 1999, Betancor informó a una comisión especial del Senado de que 'el 70% de los españoles apoya el derecho a la decisión voluntaria de ser ayudados a morir dignamente cuando la enfermedad tiene un carácter irreversible'. Dos años más tarde, el estudio de la OCU eleva al 75% los partidarios de esa legalización siempre y cuando la enfermedad sea además dolorosa y la muerte esté cerca. En el resto de Europa las cifras no son muy diferentes: el 80% de los franceses reclama la legalización, y en Italia, el 55%. Por cierto que el 54% de los médicos españoles son contrarios a la ley recién aprobada en Holanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2001