Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos verdes proponen boicotear a las petroleras contrarias al Protocolo de Kioto

El viceprimer ministro británico John Prescott debate con EE UU su rechazo al acuerdo

Canberra / Londres

'Todo el mundo puede elegir como consumidor', argumentó Pekka ante 700 delegados en la conferencia Global Greens, que votaron por unanimidad a favor de hacer campaña contra empresas como la estadounidense Exxon Mobil o la francesa Total-Fina-Elf y sus compañías subsidiarias.

Los delegados dieron pocos detalles sobre la campaña después de la conferencia, pero los grupos verdes afirmaron que utilizarían el apoyo popular que tienen en Europa. Recordaron que un boicoteo propuesto por Greenpeace y seguido por los motoristas alemanes en 1995 contra la empresa Shell sirvió para evitar que ésta hundiera en el mar la plataforma petrolífera Brent Spar.

La conferencia, celebrada en Australia durante tres días, también aprobó un documento en el que, entre otras cosas, propone la formación de una Organización Mundial del Medio Ambiente para ayudar a equilibrar el poder de la Organización Mundial de Comercio. Los partidos verdes operan en 80 países, tienen escaños parlamentarios nacionales en 29 y forman parte de Gobiernos de coalición en Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Finlandia, Eslovenia y México.

El secretario del Partido Verde alemán, Reinhard Butikofer, comentó que los defensores del medio ambiente se niegan a admitir que el Protocolo de Kioto no pueda seguir adelante sin Estados Unidos, dado que puede aún ser ratificado por Europa y Japón.

Mientras tanto, el viceprimer ministro británico John Prescott, un político con mucha experiencia en las negociaciones internacionales sobre cambio climático, viajó ayer a Estados Unidos para discutir la decisión de Washington de abandonar el proceso de discusión y ratificación del Protocolo de Kioto, según informó BBC News. 'Tenemos que debatir con los americanos y lograr que reconozcan que tenemos que alcanzar una solución global, y que América es parte de esa solución, así que volveré a discutir con ellos el tema', declaró Prescott.

El político británico mantuvo posiciones menos apartadas de las de los estadounidenses que el resto de los europeos en la última cumbre del clima, celebrada en La Haya en noviembre pasado. Y al final de la conferencia se enfrentó con la ministra francesa de Medio Ambiente, Dominique Voynet.

Prescott no reveló qué tácticas de negociación iba a emplear en su visita a EE UU, pero recordó que el padre del presidente estadounidense actual aprobó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (a la que pertenece el Protocolo de Kioto) en la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro en 1992.

'Muchas empresas americanas en Kioto me presionaron diciendo 'no lo queremos, destruirá los negocios', pero muchas han visto ahora que es importante hacer cambios', comentó Prescott, recordando, por ejemplo, que 'los fabricantes estadounidenses de automóviles intentan ahora alcanzar los estándares medioambientales que se exigen en Europa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001