Cruces resolverá el expediente de cirugía transexual tras el 13-M

La inspectora que investiga el asunto ya ha tomado declaración a, al menos, tres médicos

La dirección del Hospital de Cruces, en Barakaldo, no tiene previsto resolver hasta después de las elecciones vascas del 13-M la investigación abierta en relación con las operaciones parciales de cambio de sexo que se realizan en el centro. El pasado 15 de marzo, Gabriel Inclán, consejero de Sanidad y presidente del consejo de administración de Osakidetza, instó a que se abriera un expediente informativo tras publicarse que el 6 de marzo se habían practicado dos intervenciones de transexualismo con la oposición del hospital. La Dirección General de Osakidetza ha dejado el problema en manos de la consejería de Sanidad.

El expediente informativo se abrió para 'aclarar exactamente lo sucedido', según el comunicado hecho público por la consejería y firmado por Gloria Quesada, directora gerente de Cruces. En esa fecha, el 14 de marzo, tanto la dirección de Cruces como Sanidad aseguraron desconocer que en el hospital se practicaban operaciones de cambio de sexo, por lo que, según manifestaron tras conocer la noticia por EL PAÍS, iniciaron una investigación, ya que en el catálogo de prestaciones de la sanidad pública no se incluye esta cirugía.

Sin embargo, Sanidad ya conocía la existencia de estas operaciones, según consta en distintos documentos internos, de los que ya ha informado este periódico.

El último en trascender pertenece a la dirección general de Osakidetza, que recuerda en un escrito interno de fecha 26 de marzo pasado que, con fecha 1 de junio de 1999, esa dirección solicitó información documentada a la Dirección de gerencia de Cruces ante la posibilidad de que se realizasen operaciones parciales de cambio de sexo. La respuesta se envió un mes después y en ella, se aludía de manera 'reservada' a una intervención realizada el 28 de junio de 1999.

La dirección general de Osakidetza recuerda que es en el seno del Consejo de Interterritorial o en el propio Departamento de Sanidad donde 'puede ser solventado el problema' que ha estallado tras las operaciones del último 6 de marzo. Además, resalta que debe ser la consejería de Sanidad la que decida 'si es oportuno abordar' el conflicto, así como de qué manera y con quién.

La inspectora médica que, durante las últimas semanas, ha estado tomando declaración, al menos, a los tres médicos que en los dos últimos años han tratado a pacientes que sufren de lo que medicamento se denomina disforia genérica; es decir, lo que la ciencia médica considera desde 1949 una patología: poseer biológicamente un sexo e identificarse psicológicamente con el contrario. En este caso se encontraban A.G.L., de 26 años, y R.V.E., de 24 años, que nacieron con cuerpos de hombre y mujer, respectivamente. El 6 de marzo último, al primero, un equipo médico del servicio de Cirugía Plástica le colocó prótesis de silicona; y a la segunda, le extirparon las mamas, deformadas por el tratamiento hormonal. Ambos pacientes habían recibido tratamiento psiquiátrico y de hormonas con anterioridad en Cruces.

El expediente informativo abierto tiene como fin conocer estos extremos. Por eso, la inspectora médica encargada de la investigación ha citado a declarar, por separado, a los jefes de Psiquiatría, Endocrinología y Cirugía Plástica, para que expliquen el tratamiento dado a los pacientes que quieren cambiar de sexo, así como si se ha practicado la cirugía transexual plástica. Aunque la investigación está prácticamente cerrada, las conclusiones no se darán a conocer hasta después de las elecciones del próximo 13 de mayo ya que no existe un plazo para hacerlo, según señalaron en medios del Departamento de Sanidad. 'Se está investigando lo qué ha ocurrido. Y para ello, la inspectora se interesa con detalle por los casos clínicos, y todo lo que pueda servir para esclarecer el asunto', resaltó un responsable de Sanidad.

El expediente podría terminar con su sobreseimiento o con la apertura de un expediente disciplinario. Sin embargo, según los círculos consultados, esta opción no parece la más probable, ya que el médico no ha operado en solitario y la dirección de Cruces, así como otros departamentos médicos, siempre han tenido conocimiento de la existencia de las intervenciones. 'Nunca se hacen estas cosas en la clandestinidad', argumenta un ex jefe del Departamento de Sanidad.

La tercera posibilidad prevista es que el expediente informativo concluya con una amonestación y la prohibición explícita de intervenir quirúrgicamente a los pacientes diagnosticados de transexualismo. Actualmente, unos 15 están recibiendo tratamiento hormonal, de los que 13 pedirían continuar con el proceso y ser operados en Cruces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de abril de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50