Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de los rectores dice que la futura Ley Universitaria 'evita la endogamia'

La oposición muestra sus recelos ante la reforma universitaria

El presidente de la Conferencia de Rectores (CRUE), Saturnino de la Plaza, declaró ayer a título individual porque espera una futura reunión con los rectores. Él sí cree que una habilitación estatal para el cuerpo de profesores 'puede evitar la endogamia universitaria'. 'Intuyo que el sistema será en dos fases, primero la habilitación estatal y luego cada universidad sacaría sus plazas a concurso para que decida una comisión nombrada por la universidad'. A su juicio, eso garantiza cierta objetividad primero y una mayor movilidad y posibilidades para los docentes en el segundo paso. No cree que de esta forma se ataque la autonomía universitaria. 'De cualquier forma', dijo, tampoco el sistema actual la garantiza al cien por cien'.

Sobre la elección de los rectores con voto universal ponderado, De la Plaza piensa que puede plantear un inconveniente, la 'politización de las elecciones' y le preocupa porque no conoce 'ningún caso en que el rector se elija por sufragio universal aunque sea ponderado'. 'El Gobierno tiene que meditarlo mucho, pero la ventaja de esto es que todos los miembros de la comunidad universitaria podrán expresar su opinión', añadió.

El proyecto de ley despierta, sin embargo, ciertos recelos entre la oposición. La vuelta a una selección del profesorado universitario de forma centralizada 'no es el mejor sistema para combatir la endogamia', señaló ayer la responsable de Educación de la Ejecutiva del PSOE, Carmen Chacón. 'Hay que buscar otras fórmulas que además respeten al máximo el principio de autonomía universitaria'.

Respecto a la elección de los rectores por sufragio ponderado entre los miembros de la comunidad universitaria, los socialistas opinan que 'es imprescindible que el rector se elija con participación democrática de todos los sectores', por lo que habría que esperar a saber cómo se haría la ponderación de los votos de alumnos, estudiantes y personal no docente para analizar esta propuesta.

La consejera andaluza de Educación, Cándida Martínez, espera a conocer el texto pero, de momento, plantea las mismas dudas: 'Sin conocer los porcentajes de participación de cada órgano de la universidad, no sé si se está garantizando un sistema democrático'.

Tampoco cree que la habilitación estatal sirva para acabar con la endogamia, 'que puede permanecer, pero de otra forma'. La autonomía de la universidad podría perder, porque ahora podrán elegir entre los profesores habilitados pero el reparto puede ser desigual.

Desde Cataluña, el consejero para Universidades, Andreu Mas-Colell, no quiso pronunciarse sin conocer el proyecto, pero en el pasado se ha mostrado favorable al sistema de habilitación estatal para los profesores universitarios, informa José María Marti Font.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001