Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal decidirá hoy si la ruptura del diálogo con los sindicatos es definitiva

El secretario general de CEOE, Juan Jiménez Aguilar, convocó ayer a un encuentro de urgencia a los secretarios de acción sindical de UGT y CC OO, Antonio Ferrer y Fernando Puig, para lo que parecía un último intento para salvar el diálogo. En las dos horas de conversación, ninguno de los interlocutores modificó los criterios que vienen defendiendo sobre el modelo de reforma laboral.

Jiménez Aguilar reiteró que el eje debe estar en ampliar los colectivos que se aplica la indemnización por despido de 33 días y medidas para flexibilizar el contrato a tiempo parcial fijo. Los dirigentes sindicales le emplazaron a que la patronal, en su comité ejecutivo de hoy,precise si hay márgenes para modificar esa propuesta. Ayer al menos no los hubo. Tampoco las centrales cedieron en la defensa de introducir cambios profundos para frenar la contratación temporal, que afecta al 31,6% de los asalariados.

Plazo vencido

Esas discrepancias serán analizadas hoy en el comité ejecutivo de la patronal, compuesto de 21 miembros, y presidido por José María Cuevas. Lo habitual en los órganos colegiados es que ratifiquen las posiciones que ha venido defendiendo la cúpula. Pese a ello, hoy puede decidir si continúa negociando con los sindicatos una vez que venza el plazo que se fijaron los agentes sociales, que concluye mañana día 28 de febrero, o limitarse a ratificar que el diálogo está agotado.

Ante esta segunda hipótesis, el Gobierno ya tiene decidido su plan de actuación y así se lo comunicó el pasado domingo a los negociadores el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, y el pasado viernes el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio. Su intención es que el Consejo de Ministros del próximo viernes adopte medidas si definitivamente se constata la ruptura del diálogo entre patronal y sindicatos. Rato no dejó sombras de dudas en su conversación telefónica con los negociadores. El proceso está agotado y el Gobierno debe tomar medidas de inmediato referidas a la contratación.

La preocupación expresada ayer por los dirigentes de Trabajo es que, la ausencia de acuerdo entre los interlocutores sociales, les traslada la responsabilidad de articular una serie de medidas que 'sean efectivas y funcionen'. Y citan el ejemplo de la reforma del contrato a tiempo parcial, acordada en 1997 entre este ministerio y los sindicatos que no fue apoyado por CEOE, y como consecuencia de ese desacuerdo apenas ha aumentado su utilización. Trabajo no quiere romper todos los puentes y para mañana miércoles ha convocado una reunión tripartita sobre pensiones.

Paralelamente al comité ejecutivo de la patronal, CC OO también tiene convocado para hoy a su comité, con la presencia de la dirección y los secretarios generales de las federaciones territoriales y de industria. Allí el sindicato, al igual que hizo el pasado viernes UGT, analizará el estado del diálogo y pondrá en marcha una campaña informativa entre sus delegados por si cree necesario iniciar un proceso de movilizaciones. El propósito de las centrales es 'dar una respuesta sindical si se recortan derechos'.

Los partidos de oposición PSOE e IU responsabilizaban ayer al Ejecutivo del bloqueo del diálogo. El secretario de Política Económica del PSOE, Jordi Sevilla, aseguró que el acuerdo es posible, siempre que se dé un margen de tiempo y que el Gobierno 'deje de interferir en la negociación apoyando sistemáticamente a una de las partes', la patronal.

También el coordinador general de IU, gaspar Llmazares acusó al gabinete de Aznar de estar 'chantajeando' a los sindicatos a través de su 'amenaza de adoptar medidas unilaterales el próximo viernes en el Consejo de Ministros'. Según Llamazares, el problema principal para la sociedad española 'no es el abaratamiento del despido, como pretende la patronal', sino cómo reducir la rpecariedad, criterio defendido por las centrales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 2001

Más información

  • La reunión de urgencia mantenida ayer por CEOE y las centrales subrayó las discrepancias