Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno navarro pacta con Cementos Portland la incineración de restos

El Gobierno de Navarra y la empresa cementera Portland han alcanzado un acuerdo que permitirá la incineración a partir del mes de junio en los hornos de la empresa, ubicados en Olazagutía, de las harinas cárnicas que se producen en la comunidad foral, unas 15.000 toneladas anuales, incluyendo los materiales específicos de riesgo (MER).

El Ejecutivo de UPN no ha logrado, por el contrario, que la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona levante su prohibición al enterramiento temporal en el centro de tratamiento de Góngora de las harinas derivadas de las materias de riesgo.

En las últimas horas el Gobierno de Navarra ha resuelto dos problemas clave del embrollo legal en el que se desenvuelve la crisis de las vacas locas. Por un lado ha conseguido consensuar con los sindicatos ganaderos y los veterinarios el modelo de certificación sanitaria propia que será necesario presentar antes de sacrificar cualquier animal, diferente al estatal en el que los veterinarios habilitados sólo deberán certificar que los bovinos o y ovinos a sacrificar no presentan 'síntomas evidentes' de una veintena de enfermedades infectocontagiosas ni relacionadas con la encefalopatía espongiforme bovina. El certificado será gratuito para los ganaderos, que deberán presentar también la autoguía de cada animal.

Por otro, el acuerdo con Cementos Portland garantiza la incineración de las harinas cárnicas industriales que produce la planta harinera de la localidad de Andosilla (13.000 toneladas anuales), así como los materiales específicos de riesgo (MER) del vacuno, que se calcula pueden llegar a unas 2.000 toneladas al año.

La ley foral de Medio Ambiente prohíbe la incineración de productos tóxicos o peligrosos, pero el tratamiento previo de los MER en una industria de transformación autorizada, a una temperatura de 133 grados, los convertirá en residuos inertes y, por lo tanto, incinerables.

No obstante, la Mancomunidad de la comarca de Pamplona, entidad supramunicipal presidida por el concejal socialista de la capital Javier Iturbe, ha prohibido el enterramiento en el vertedero de Góngora de las harinas MER procesados por el digestor de la empresa La Protectora.

Iturbe reiteró ayer que, a expensas de las negociaciones con los técnicos del Gobierno foral, será la comisión permanente de la Mancomunidad la capacitada para autorizar o mantener la prohibición de enterrarlas. Ayer, IU exigió al Gobierno foral que comparezca en el Parlamento navarro para informar del problema de las vacas locas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de enero de 2001