Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos creen que los monos transgénicos tardarán en utilizarse

La terapia genética es la aplicación con más posibilidades

ANDi es el único fruto de 224 experimentos que pretendían demostrar la viabilidad de insertar un gen extraño en un primate. 'Se ha derribado una barrera técnica', ha declarado el director de la agencia gubernamental que ha financiado la investigación. Pero Patricia Backlar, una profesora de bioética de la misma universidad (la de Ciencias de la Salud de Oregón) que ha logrado este mono rhesus transgénico, ha añadido: 'Pero también está el tema de que quizás no deberíamos hacer esto en primates no humanos. Ése es un tema a discutir'.

'En cáncer, ahora mismo este avance técnico no tiene ninguna aplicación, pero sí es interesante para el futuro, especialmente para la terapia genética', opina Eugenio Santos, director del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca. 'Se trata de conseguir métodos que permitan introducir genes en un tejido concreto, y con los monos se podrá estudiar mejor todo el proceso con el fin último de aplicar la terapia en humanos'. Santos no ve problemas éticos en introducir genes externos (incluidos humanos) en monos: 'Es un experimento más con la idea de tratar enfermedades'.

Fátima Bosch, que trabaja en Barcelona con ratones transgénicos como modelo animal para el estudio de la diabetes, es más escéptica respecto a la utilización de monos transgénicos en su área. 'Lo primero que se me ocurre es lo carísimo que sería', dice. Su equipo ha creado unas 40 líneas de ratones transgénicos, cada uno con una modificación diferente, y el gasto de animalario (el mero cuidado de los animales) no baja de las 600.000 pesetas mensuales. 'No sé si valdría la pensa el coste', comenta. 'El ratón está dando mucha información, aunque no es tan parecido al humano como el mono'. En otras áreas, como el cáncer, Bosch no descarta que pueda haber aplicaciones interesantes. Lo que sí resalta es que lo hecho hasta ahora con ANDi es poco, porque el método utilizado no permite dirigir el gen introducido (en este caso, un gen simplemente marcador) a una zona concreta de los cromosomas. En ratones sí se ha conseguido anular genes determinados introduciendo otros. Como no se puede dirigir el gen, puede resultar no ser activo o incluso destruir otra función. Por esta misma razón, esta investigadora está totalmente en contra de hacer modificaciones genéticas transmisibles en humanos.

Otros investigadores también creen que es un pequeño paso: 'Tiene el ADN, así que es un animal transgénico', ha dicho de ANDi Brigid Hogan, del Howard Medical Institute, a The New York Times. 'Pero, a no ser que se pueda demostrar un alto nivel de expresión de la proteína [correspondiente al gen insertado], no es para andar dándose tanta importancia'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 2001