Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El guionista Fernando Marías gana el Nadal

'El niño de los coroneles', una novela policiaca, está ambientada en la II Guerra Mundial

Barcelona
El realizador publicitario y guionista de cine y de televisión Fernando Marías (Bilbao, 1958) ganó ayer el 57º Premio Nadal con El niño de los coroneles, una novela policiaca 'de constante enigma', según el jurado, que transcurre en escenarios tan diversos como una isla caribeña, el París de la Resistencia y la Alemania nazi. Quedó finalista La Luna con Jorge, 'una novela que explora la realidad desde el interior de sus personajes', de la lingüista Lola Beccaría (Ferrol, 1963). El nuevo Premio Destino-Guión, que se concede a la novela que reúna las mejores características para su adaptación al cine, fue para De qué va eso del amor, de las cineastas Yolanda García Serrano (1958) y Verónica Fernández Rodríguez (1971).

El mal, la tortura, el endemoniado testamento de un hombre que parece mover los hilos de las vidas de los demás y la violencia que engendra la dictadura de unos coroneles en la isla caribeña de Leonito, son los ejes de El niño de los coroneles, del realizador publicitario y guionista de cine y de televisión Fernando Marías, que se alzó ayer con el Premio Nadal. La novela, según contó Marías al recoger el galardón, parte de una noticia leída en prensa hace cinco años: el secuestro de niños por parte del régimen del fallecido dictador rumano Nicolai Ceaucescu para convertirlos en secuaces del poder. El autor añadió que este suceso es 'la única vez que la realidad ha imitado el argumento literario de Frankestein y su creador'. La novela 'se plantea como un constante enigma', según la nota del jurado del galardón. 'A partir del encargo que recibe Luis Ferrer, uno de los personajes de la novela, de entrevistar a un guerrillero indio se desarrolla una trama en escenarios tan diversos como el París de la Resistencia, la Alemania nazi y la montaña sagrada de Leonito'.

Por segundo año consecutivo, el Nadal apostó por el género policiaco (en 2000 lo ganó Lorenzo Silva con El alquimista impaciente y por un autor de la casa. Fernando Marías ha publicado tres de sus libros en Destino, la editorial que concede el Nadal y los otros premios que se anunciaron anoche en una cena multitudinaria en Barcelona.

Premio Destino-Guión

El nuevo Premio Destino-Guión, que la editorial ha creado este año, fue para De qué va eso del amor, una 'novela divertidísima' escrita a cuatro manos por las cineastas Yolanda García Serrano (1958) y Verónica Fernández Rodríguez (1971). La trama de la historia se va creando a través del correo electrónico y de cartas. Eva, la protagonista, y su novio rompen sus relaciones y él se va a Cuba. Ella, que lo ignora, le sigue enviando cartas a su antigua dirección y el hombre que ocupa ahora la casa decide no devolverlas a la remitente y suplantar la personalidad de su novio. Yolanda García Serrano ha escrito los guiones de las películas de Gómez Pereira y, con Juan Luis Iborra, ha realizado Kilómetro cero y Amor de hombre, mismo título de una de sus novelas publicada en 1997. De dos años después es Siempre me enamoro del hombre equivocado. Verónica Fernández Rodríguez ha participado en el guión de El bola, de Achero Mañas.

El Destino-Guión, a la novela que reúna las mejores características para su adaptación al cine, está dotado con 1,5 millones de pesetas. El jurado estuvo integrado por Agustín Díaz Llanes, Ángeles González Sinde, Pere Fagès, Félix Riera y Andreu Teixidor.

Destino rescató en 1998 la primera novela de Fernando Marías, La luz prodigiosa, que había ganado siete años antes el Premio Ciudad de Barbastro y que fue editado por la entonces editorial Libertarias (ahora Huerga & Fierro). Es una ficción sobre Federico García Lorca en la que se cuestiona si efectivamente, como consta en la biografía oficial del poeta, fue asesinado en la madrugada del 19 de agosto de 1936 en el barranco de Víznar. Marías narra la historia desde el punto de vista de un vagabundo borrachín que cuenta a un periodista que recogió a un joven malherido y amnésico, vestido de blanco, que le curó y al que salvó la vida.

La segunda novela del nuevo premio Nadal, Esta noche moriré, apareció en 1996. Es una inquietante novela policiaca que empieza con el suicidio de un hombre en la cárcel y prosigue con la venganza a posteriori que planea contra el policía que le llevó a prisión. La frase del comienzo es ya todo un mensaje: 'Me suicidé hace 16 años...'. Marías describe minuciosamente el terrorífico descenso a los infiernos del policía Demar, su pérdida de dignidad.

Con el también guionista Juan Bas, Marías retomó el tema de la muerte de García Lorca en una serie de televisión, Páginas ocultas de la historia, que la segunda cadena de Televisión Española emitió en 1999.

A lo largo de 13 capítulos se narraron otras tantas historias de ficción como si fueran documentales, una auténtica vuelta de tuerca a la realidad histórica, ya que estaban planteados con grandes dosis de verosimilitud. Marías reconoció que esta colaboración con Bas se encuentra tras la novela ganadora del Nadal. 'No es una novela histórica, pero he tomado un suceso histórico como punto de partida'. A juicio del autor, más allá del argumento de una novela lo que importe 'es transmitir emociones humanas'.

Los relatos de Páginas ocultas de la historia, una provocadora mezcla de historia y ficción, fueron publicados por Destino en 1999, el mismo año en que la serie se emitió por televisión.

Fernando Marías, que no tiene nada que ver con el historiador de arte Fernando Marías, autor entre otros muchos títulos de Velázquez, pintor y criado del Rey y El Greco y el arte de su tiempo, tiene un hermano guionista, Luis Marías, que ha ganado el Premio Goya a la mejor adaptación cinematográfica por su guión de Mensaka y ha dirigido su primera película, X, un thriller.

Azul, de Rosa Regás- con Historias del Kronen, que también ha sido llevada al cine.

La finalista del Nadal fue Lola Beccaría con La Luna de Jorge, una historia intimista en la que se 'expone la realidad desde el interior de los personajes de la novela', según explicó el jurado. Becarría no quiso avanzar el argumento pero explicó que el hilo conductor de la novela es Jorge, un piloto comercial de aviación. Jorge sufre una meetamorfosis que le lleva a cambiar de vida. 'Es un cambio de vida que no pasa por romper con todo, si no en encontrar soluciones imaginativas a partir de su entorno, desde el punto de vista de la búsqueda de la identidad y de los sentimientos'. Jorge, Sofía y Ramón, 'los protagonistas, son seres normales y corrientes que van descubriendo que dentro de sí mismos existe un ser especial y único que pugna por salir y ser conocido. 'Narra el miedo, la excitación, el drama, la diversión y la aventura enloquecida que este proceso de revelación les produce'.

Beccaría es doctora en Filología Hispánica por la Complutense y crítica literaria del suplemento de libros de ABC. Trabaja como lingüista en la Real Academia Española y se le atribuye el descubrimiento de una comedia perdida de Lope de Vega, El otomano furioso, que Altera editó en 1996. Ha publicado también la novela La debutante (Alba, 1996).

El 20 Premio Apel.les Mestres de literatura infantil y juvenil ilustrada fue para Comemiedos, de Tassies (Barbastro, Huesca, 1963) y Jorge Zentner (Basavilbaso, Argentina, 1953). Se trata de una historia en la que un hermano mayor enseña a vencer el miedo a su hermano pequeño.

Jordi Llavina se lleva el Josep Pla

Nitrato de Chile, así en castellano, de Jordi Llavina (Gelida, Barcelona, 1968) obtuvo el 33º Premio Josep Pla, de prosa en catalán, creado por Destino en memoria del que fue uno de sus grandes autores.La novela narra la peripecia de un empresario vinícola catalán, que invita a pasar una temporada en su ciudad a dos artistas extranjeros, un pintor ruso y un escritor francés. El conflicto se plantea por la confrontación de ambos artistas entre sí y con el entorno diferente que les rodea. Llavina contó que la novela está ambientada entre 1969 y 1970 y que el título se refiere a una marca de abonos para la tierra. Jordi Llavina se dio a conocer en 1999 con el libro de relatos La mà tallada (La mano cortada), publicado por Proa, al que le siguió el pasado año un libro de cuentos para niños titulado La capa de ozono (La Galera). Anteriormente había publicado ya un libro de ensayo histórico. Licenciado en Filología Catalana, Jordi Llavina ha estado siempre relacionado con el mundo del papel escrito. Su primer trabajo fue en una fábrica de papel, después fue cartero, trabajó luego en una editorial y actualmente escribe crítica literaria en los diarios Avui y La Vanguardia y colabora en el semanario El Temps. También presenta Fum d'estampa, un programa radiofónico de tema literario en la emisora de la Generalitat Catalunya Cultura.El finalista del Josep Pla fue Lluís Josep Comedon con la novela Una història en sept temps. La anterior edición del Pla fue ganada por la periodista y escritora Empar Moliner, colaboradora de EL PAÍS, con Feli, esthéticiènne, 'una novela que ha sido un revulsivo para la literatura en catalán', según Teixidor, director de Destino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 2001

Más información