Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

10 & 10 y María José Ribot, premios Nacionales de Danza

La compañía de danza contemporánea madrileña 10 & 10 Danza y la coreógrafa y bailarina María José Ribot obtuvieron ayer el Premio Nacional de Danza, que concede el Ministerio de Cultura, en los apartados de creación e interpretación, respectivamente, y dotado cada uno de ellos con cinco millones de pesetas. Los directores y coreógrafos del grupo 10 & 10, Mónica Runde y Pedro Berdayes, recibieron la noticia en Madrid, mientras que María José Ribot, conocida últimamente en el terreno profesional como La Ribot, recibió la noticia en Londres, donde reside y trabaja la mayor parte del tiempo.La compañía 10 & 10 Danza celebró hace poco sus 10 años de vida continuada con una antológica de sus coreografías y una exposición del fotógrafo Jesús Castañar (que ha seguido en imágenes toda su trayectoria creativa) en la sala Cuarta Pared de Madrid. Mónica Runde y dos de los bailarines de su compañía se presentaron recientemente en el Festival Internacional de Ballet de Miami con notable éxito de crítica y público, lo que ha significado un inicio de consagración en el difícil mercado norteamericano del espectáculo. Ya anteriormente, Runde había hecho coreografías para el American Dance Festival.

Berdayes se ha consolidado como uno de los más prestigiosos maestros de danza moderna en Europa, con una gran actividad en escuelas y talleres profesionales de Francia y Alemania. La compañía actualmente hace una temporada en la sala Cuarta Pared con la reposición de su última producción, X, compuesta por dos obras de Runde y Berdayes. Juntos iniciaron su andadura coreográfica en 1989 con la pieza Kytatioh.

Creación individual

María José Ribot (Madrid, 1962) fue una de las fundadoras del grupo Bocanada y después crea su propio grupo, con el que estrena en 1991 la obra 12 toneladas de plumas. Más tarde escoge el camino solitario de la creación individual y de performance, con la que tiene un gran éxito internacional. Sus Piezas distinguidas terminan por crearle una imagen teatral particular y distintiva que ha paseado por todo el mundo. Ribot ofrecía sus pequeñas viñetas de teatro-danza, que podían ser compradas por el patrocinador y a él pertenecían, y así lo hacía constar en los programas de sala de sus conciertos, siempre plenos de humor mordaz y de un amplio aparato visual. Ribot, más que una intérprete, es una potente creadora de imágenes y de sistemas de apreciación escénica, siempre en el límite de los lenguajes convencionales.El jurado estuvo compuesto por Andrés Amorós, Elena Martín, Julio Bravo, Cesc Gelabert, Aída Gómez, Cristina Hoyos, Virginia Valero y José Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2000