Toledo recoge la modernidad y la memoria de Castilla-La Mancha

Exposiciones y ciclos sobre el arte y los artistas del siglo XX

Desde Zuloaga, Antonio López o Sorolla, a Pedro Almodóvar como centro de la movida madrileña. La exposición Memoria y modernidad. Arte y artistas del siglo XX en Castilla-La Mancha, que se inauguró ayer en el Centro Cultural San Marcos, de Toledo, se convierte en un recorrido, no de los artistas que ha dado una tierra, sino de lo que significó Castilla-La Mancha, con su luz y su gente, en el arte de un siglo.

Valor del paisaje

El comisario de la exposición, Delfín Rodríguez Ruiz, propone "un recorrido por las apropiaciones que los artistas de la vanguardia han hecho de lugares como Cuenca o Toledo, del Greco o de sus luces, sus aromas...". Organizada y patrocinada por Caja Castilla-La Mancha, se exponen, en la monumental iglesia de San Marcos, un total de 121 obras de cerca de 90 creadores, entre los que destacan nombres como Antonio López, Sorolla, Zuloaga, Alberto Sánchez, Gregorio Prieto, Tàpies, Saura, Zóbel, Francisco Nieva o Canogar, entre otros.

La exposición, que se podrá ver en la iglesia de San Marcos hasta el 6 de diciembre, recorrerá durante un año Madrid, Alicante y Sevilla, además del resto de las capitales de Castilla-La Mancha, contando con las obras prestadas en algunos casos por los propios autores, coleccionistas o el Museo Reina Sofía de Madrid.

Un siglo en la historia de un país, también en la historia de esta comunidad, que queda reflejado por tres épocas: 1900-1939, un viaje artístico por Castilla-La Mancha. Diversidad y vanguardia. 1939-1975, las artes y la dictadura, una relación complicada, y 1975-2.000, democracia, autonomía y postmodernidad.

De la Institución Libre de Enseñanza, en su intento por recuperar el valor moral y ético del paisaje como elemento de la cultura española, a la construcción de la vanguardia, la muestra recoge una época marcada por un intenso crecimiento "desde un arte realista, naturalista a un arte moderno y de vanguardia". En el montaje figuran desde la utilización de El Greco, para legitimar el arte cubista, a la figuración y el realismo con Antonio López o Canogar, los figurines de La vida es sueño de Benjamín Palencia y una sala marcada por el color, y en la que se pasan imágenes de las películas de Pedro Almodóvar que sirve, en esta ocasión, como "excusa de repercusión internacional" para mostrar, a través de Carlos Franco, Guillermo Pérez Villalta o Costus, la estética y los colores de la movida madrileña que aglutinó el cineasta manchego.

De forma paralela también se ha organizado otra exposición sobre Fotografía y fotógrafos del siglo XX en Castilla-La Mancha, que se inaugurará el día 11 en el Archivo Histórico Provincial de Toledo, próximo a San Marcos, que recogerá fotografías de Casiano Alguacil, Carlos Cánovas, Tomás Camarillo y los hermanos Rodríguez, entre otros. Este intento por mostrar la repercusión que ha tenido Castilla-La Mancha en el arte de un siglo se completará con el ciclo de conferencias Teatro y poesía sobre esta región en el siglo XX y una lectura dramatizada de En la ardiente oscuridad, de Buero Vallejo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de noviembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50