Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El historiador José María Mínguez redime en una biografía la figura de Alfonso VI, el rey que desterró a El Cid

Hasta ahora, gran parte de los historiadores han presentado al rey Alfonso VI (1065-1109) como un monarca influenciable, con poca personalidad, inepto y envidioso, responsable de los destierros de El Cid e indirectamente de la violación de las hijas de éste. Alfonso VI (Editorial Nerea), de José María Mínguez, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Salamanca, desmonta esa imagen del monarca en una biografía en la que se analizan los proyectos económicos, sociales y políticos del rey en una época no exenta de intrigas palaciegas.Alfonso VI fue el responsable de los destierros de El Cid debido a la ineptitud diplomática y política de este caballero castellano, que en algunos momentos ponía en peligro los planes de Alfonso VI de enfrentamiento interno entre los príncipes andalusíes, dice Mínguez, quien considera que la supuesta violación de las hijas de El Cid a manos de los Infantes de Carrión se circunscribe a la pura leyenda.

Mínguez ofrece en su estudio la figura de un rey "inteligente, con importantes dotes diplomáticas, que controla el Estado, que no es accesible al halago y con una perfecta concepción de cómo deben hacerse las cosas desde su importante cargo".

Mínguez atribuye al monarca hijo de Fernando I el conocimiento de las intenciones e intereses ocultos de todos y cada uno de sus adversarios, lo que le permitía "controlar los hilos y jugar con los intereses contrapuestos de sus aliados".

Para Mínguez, Alfonso VI es una figura clave en la trasformación social, económica y política del siglo XI, época en la que se inicia un proceso de autoridad monárquica, con grandes reformas, que concluye con Alfonso X el Sabio.

En opinión del autor de la biografía Alfonso VI, el monarca potenció "de forma espectacular" un proceso de repoblación del Camino de Santiago y se mostró independiente de los dictámenes del papado, gracias al apoyo de la abadía de Cluny. Mínguez no entra, sin embargo, en el libro en el detalle de la vida personal del rey Alfonso VI, casado con Inés y la mora Zaida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 2000