Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres y las mentiras centran la nueva novela de Ramón Buenaventura

'El corazón antiguo' sigue la serie de 'El año que viene en Tánger'

Ramón Buenaventura (Tánger, 1940) continúa la serie iniciada con El año que viene en Tánger, con una nueva novela, El corazón antiguo (Debate). Pablo Huarte, el protagonista, no se adapta a los cambios progresivos que se han operado en las relaciones entre los hombres y las mujeres en los últimos 50 años. "Pese a sus intentos retentivos, sus amantes acaban abandonándolo y su conclusión es que todas las mujeres mienten", explica.

Tanto El año que viene en Tánger como El corazón antiguo pertenecen al ciclo Boulevard Anteo. La decisión de dedicar toda su obra en prosa al esplendor de Tánger y el efecto de la diáspora se inició en agosto de 1958, cuando apenas contaba 18 años y acababa de llegar a Madrid. En el más puro estilo Rebelde sin causa, redactó "una novelita" titulada Tal vez vivir, donde contaba la desesperación de Pablo Huarte y de León Aulaga (protagonista de El Año que viene en Tánger), que acabó presentado a un concurso, sin resultados sustanciosos, y que no ha destruido por motivos sentimentales, aunque tiene prohibida expresamente su publicación. La panda tangerina seguiría poblando al menos dos obras más, que acabaron destruidas ante los juicios adversos de personas cercanas al autor. Buenaventura explica que ha comprendido, tras más de treinta años de trabajo literario, que toda su obra es un solo libro que irá contando por entregas. El corazón antiguo cubre un periodo de 60 años, entre 1940, "cuando nacieron todos mis personajes tangerinos, incluido yo", y los inicios del 2000. Buenaventura califica como "un regoce" esa tendencia a volver sobre lo que en su memoria queda lleno de luces y colores. "Toda adolescencia que se ha vivido en circunstancias favorables se recuerda con esplendor, y más si uno ha vivido en una ciudad que es una leyenda, con una libertad que no existía en ninguna otra parte".

Pese a esta declaración de principios de lo que ya se puede denominar como un nuevo territorio literario, apenas unas pocas páginas iniciales sitúan a Pablo Huarte en una ciudad a punto de convertirse en tierra extranjera, a finales de los cincuenta. Es en Madrid donde acaba de ganar unas oposiciones como funcionario del Estado, donde fundamentalmente se desarrolla la experiencia sentimental del protagonista de El corazón antiguo, al que se puede juzgar como uno de esos hombres capaces de transmitir una gran intensidad amorosa, pero incapaz de retener a las mujeres que pasan por su vida. "En los hombres de mi generación, y en los más jóvenes, existe un estado de estupefacción ante el avance de las mujeres. En el caso de Pablo, su experiencia endurece su percepción", cuenta Buenaventura, quien dice no identificarse con el protagonista.

El corazón antiguo sale al mercado tras el enorme éxito de público y de crítica de El año que viene en Tánger, de la que se vendieron más de 20.000 ejemplares. Con gran osadía por su parte, Buenaventura repite en la nueva novela la fórmula de la novela anterior, premiada y aplaudida por todos. Los "perifollos visuales" o "el trabajo artístico literario", como el escritor denomina a las continuas aclaraciones a pie de página, los cambios de tipo de letra, el uso de signos y las numerosas referencias a Internet, con direcciones incluidas, son una constante en este nuevo trabajo."Es un desafío volver a utilizar una fórmula que ya existía, y esto me asusta incluso a mí, porque seguramente corro riesgos innecesarios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000