Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga: "Es una incidencia de las muchas de la vida tecnológica"

El presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, del PP, defendió ayer la actuación de los responsables sanitarios de su Gobierno y se apuntó a la tesis de que el brote de legionella de Vigo está "perfectamente controlado". Fraga presentó el caso como una de las servidumbres que conlleva el progreso tecnológico. En la rueda de prensa posterior a la reunión de su consejo de Gobierno, Fraga hizo gala de cierta erudición médica y recordó que la legionella está relacionada con deficiencias de higiene o anomalías en los aparatos de refrigeración. En Vigo, apuntó el presidente de la Xunta, "parece que lo más probable" es que se trate del segundo caso, lo que, a su juicio, constituye "una incidencia de las muchas que tiene el desarrollo de la vida tecnológica en las ciudades".Por otra parte, el asesor jurídico de la Asociación de Víctimas de Errores Médicos, Alfonso Iglesias, anunció en A Coruña que el lunes presentará una querella criminal contra el gerente y el jefe de mantenimiento del hospital Xeral, a los que acusa de tres delitos de homicidio (oficialmente, sólo se admiten dos muertes causadas por la legionella). Iglesias asegura que existen "indicios racionales" de que el brote se originó por deficiencias "en el sistema de climatización del hospital". El abogado de la asociación presentará las querellas como acción popular, aunque afirmó que familiares de los afectados se han puesto en contacto con su asociación y que algunos podrían emprender también acciones judiciales. La querella señala al Servicio Galego de Saúde (Sergas) como responsable subsidiario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000