Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis nuevos casos elevan ya a 25 la cifra de afectados por el brote de 'legionella' de Vigo

La Xunta sigue sin localizar el foco que propagó la bacteria por el aire en pleno centro

Santiago de Compostela

Los análisis revelaron ayer que otras seis personas más están afectadas por el brote de legionella descubierto en Vigo y que se ha propagado supuestamente por las emisiones al aire libre de alguna torre de refrigeración de una zona delimitada del centro de la ciudad. El número de afectados asciende a 25: dos ya fallecidos, 10 dados de alta y 13 que permanecen hospitalizados, cuatro de ellos en cuidados intensivos. La Xunta confirmó que entre los enfermos figuran dos trabajadores del hospital Xeral. Pese a que aún no ha localizado el foco, Sanidad no considera necesario desconectar los sistemas de aire acondicionado de la zona.

Las primeras alarmas saltaron la pasada semana, cuando comenzó a registrarse en el hospital Xeral de Vigo un infrecuente número de ingresos por neumonías atípicas. El lunes, el Instituto de Toxicología confirmó que se trataba de legionella. La Consejería de Sanidad no lo hizo público hasta el miércoles. Pese a ello, la directora general de Salud Pública de la Xunta, Pilar Fargas, dijo: "No hay ningún caso como éste en ninguna parte del mundo en que se haya actuado con tanta rapidez; esperamos a tener toda la información para no alarmar a los ciudadanos".Los seis casos confirmados ayer corresponden a enfermos ya hospitalizados con síntomas de neumonía - muy similares a los de la legionella - y cuyo diagnóstico definitivo estaba pendiente del resultado de los análisis. Ninguno de ellos fue ingresado después del 5 de octubre, el día en que se registró el último caso. Como el periodo de incubación de la enfermedad es de dos a diez días, la Administración gallega insiste en que el brote puede darse prácticamente por erradicado. "Hasta que transcurran los 10 días no se puede tener la certeza absoluta", declaró Farjas, "pero nuestros epidemiólogos afirman que ha sido un brote autolimitado" (que se extinguió espontáneamente).

De momento, el foco no ha sido localizado, aunque la Xunta mantiene que se encuentra en la torre de refrigeración del algún edificio situado entre las calles Pizarro y Gran Vía y la plaza de España, en pleno centro de la ciudad. Esa área abarca también el hospital Xeral, dos de cuyos trabajadores están afectados. Otro más murió el pasado día 5 de una neumonía atípica que no se ha podido determinar si estuvo causada o no por la legionella. Hace dos años, ya se produjo otro brote de legionella en las duchas del mismo centro que afectó gravemente a uno de los empleados. Las autoridades sanitarias descartan rotundamente que este nuevo brote se haya producido en el interior del hospital, aunque admiten que el sistema de refrigeración exterior se encuentra bajo sospecha, como los del resto de edificios de la zona.

La refrigeración exterior del centro sanitario, así como las de un hotel y un centro comercial, fueron inspeccionadas el pasado jueves. Los resultados del análisis de las muestras recogidas no se conocerán hasta dentro de dos semanas. Ayer, la Policía Municipal de Vigo recorrió la zona para hacer un censo de todos los sistemas de aire acondicionado y otras instalaciones propicias para el cultivo de la bacteria, entre ellas dos piscinas, dos gimnasios y comercios como lavanderías y tintorerías. También se ha recomendado a las comunidades de vecinos la limpieza de los depósitos interiores de agua. También se han interrumpido los riegos y clausurado las fuentes públicas.

La Xunta no considera necesario pedir la desconexión de los sistemas de aire acondicionado de la zona, ya que sostiene que el foco está situado en uno de los depósitos de agua que refrigeran el circuito desde el exterior de los inmuebles. Las indagaciones para intentar localizar el foco son casi detectivescas: los técnicos sanitarios están comparando datos como las calles concretas frecuentadas por los afectados y la dirección que llevaba el viento los días en que se produjo la contaminación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000