Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

La 'joya de la corona' de la asistencia española

Hoy España es líder mundial en trasplantes y en donaciones de órganos, por delante de Estados Unidos, Portugal, Canadá y Francia. A esa situación se ha llegado desde unos comienzos precarios, y gracias a la idoneidad de las estructuras y los cauces puestos en funcionamiento y que han logrado que socialmente exista ya un consenso sobre los beneficios de esta cirugía.La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) nació oficialmente en 1980, pero durante casi una década careció de coordinación interterritorial. Las cosas dieron un vuelco favorable en 1989, tras una decidida protesta de los enfermos renales -los más afectados entonces por la necesidad de trasplantes- ante el descenso constatado de un 20% en las donaciones de riñón.

Entonces se dotó a la ONT de una plantilla compuesta por personal del Insalud en comisión de servicio: un nefrólogo llamado Rafael Matesanz y dos enfermeras. A partir de ahí, todo han sido mejoras.

Liderazgo

En 1989, el índice de donaciones en España era de 14 por millón de habitantes, homologable a la media europea. Mientras en Europa prácticamente se sigue igual, España se ha convertido en el principal país en trasplantes y donaciones: la ONT prevé este año un índice de trasplantes de 34 por millón de habitantes. Estados Unidos o Portugal, países también aventajados, pasan de 20 por millón de ciudadanos. Las donaciones aumentaron un 6,7% en España en 1999.Según datos de las memorias de la ONT, mientras que en 1989 se realizaron en España 1.039 trasplantes de riñón, 390 de médula ósea, 170 de hígado y 97 de corazón, diez años después se llegaba a 2.022 de riñón, 960 de hígado, 336 de corazón, 135 de pulmón y 25 de páncreas.

El mayor aumento registrado en el primer trimestre del presente año es el de los donantes para trasplante pancreático: 14, mientras que en el mismo periodo de 1999 fueron 9. De enero a abril, los donantes pulmonares crecieron un 13,8%, y los cardiacos, un 8,2%. En los renales, el aumento es de 1,8%.

El único trasplante en el que España no es líder es el cardiaco: Estados Unidos tiene una tasa de 8,9 por millón de habitantes, y España 8,8. Pero mientras la tendencia estadounidense es a la baja, la española es al alza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 2000