Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos británicos consiguen revertir células del cerebro maduro al estado de células madre

Las células madre han abierto enormes perspectivas para el tratamiento de enfermedades como el Parkinson, el Huntington y el Alzheimer, originadas por la muerte de grupos de neuronas. Pero la fuente óptima de células madre son los embriones humanos, cuya utilización se enfrenta a graves problemas legales. Científicos británicos han abierto ahora una prometedora alternativa al uso de embriones, al conseguir que ciertas células del sistema nervioso ya maduro reviertan al estado de células madre, que luego pueden cultivarse y diferenciarse de nuevo para producir varios tipos de neuronas, potencialmente trasplantables.El trabajo, que hoy presentan en Science Toru Kondo y Martin Raff, del University College de Londres, ha sido realizado en ratas de laboratorio. Pero, según declaró ayer Kondo a este diario, los investigadores ya saben que el mismo tipo de células -llamadas precursores de los oligodendrocitos, o más abreviadamente OPC- se pueden extraer de pacientes humanos adultos, y están ya obteniendo buenos resultados con ese material: todo indica que las células humanas pueden revertirse al estado de células madre en el laboratorio, igual que las de rata.

"Espero que las células OPC sean una alternativa al uso de células madre de origen embrionario para el tratamiento de enfermedades como el Parkinson, el Huntington y el Alzheimer", dijo Kondo.

Ya se sabía que el cerebro adulto contiene también células madre, que podrían utilizarse con el mismo fin sin necesidad de revertir su estado previamente. Pero, según señala Kondo, "es muy difícil obtener suficientes de esas células madre, porque se hallan en posiciones muy profundas del cerebro, y su número es relativamente pequeño".

Esa dificultad queda superada con la nueva técnica. "Es fácil conseguir células OPC de humanos adultos y multiplicarlas en cultivo", prosigue el investigador. "La idea es que, si extraemos las células del propio paciente al que luego va a aplicarse el trasplante, evitaremos por completo el rechazo inmunológico, que es uno de los grandes problemas con las terapias celulares".

Las células OPC representan un estado avanzado de diferenciación en el sistema nervioso de todos los mamíferos. Hasta ahora, los científicos creían que estas células estaban programadas de forma irreversible para producir, en un solo paso de diferenciación, una clase de células (los oligodendrocitos) que sirven de apoyo a las neuronas. Pero los experimentos del equipo británico, aparte de su posible aplicación terapéutica, muestran que el estado de diferenciación de las células OPC es reversible: una nueva prueba de la, hasta hace poco, desconocida plasticidad del cerebro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2000