Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado responde con un alza de precios a las contradicciones de la OPEP

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) demostró ayer su capacidad de embrollar más, lo que ya es un lío. Tras anunciar el lunes que aumentaría su producción en 500.000 barriles diarios si el precio de la cesta de crudo de la OPEP se mantenía por encima de 28 dólares durante 20 días hábiles desde el 1 de julio, ayer informó que dicha cesta había descendido a 27,46 dólares. El plazo, que iba a cumplirse el 28 de julio, se ha interrumpido. El mercado cree que la OPEP sólo busca ganar tiempo para evitar subir su producción y la ha castigado con un alza del precio del barril brent de 40 centavos a 28,91 dólares.

Escasez de oferta

La situación en la que ha puesto la OPEP al mercado petrolero escapa a cualquier análisis. A pesar de que los expertos arriesgan teorías, lo fundamental es que ninguno cree ya en la capacidad de la OPEP de cumplir el objetivo con el que fue creada hace 40 años, mantener la estabilidad del mercado petrolero. La política con la que organización intenta mantener su unidad, lograr precios estables y responder a las peticiones de más crudo de los países industrializados -preocupados por el fuerte alza de precios derivados del coste del petróleo- está provocando el efecto contrario.El mercado castigó ayer el embrollo de la OPEP con una subida del precio del barril brent (158,9 litros) de 40 centavos (28,91 dólares) frente al cierre anterior. El pasado lunes, el precio había bajado con respecto al viernes porque la OPEP hizo un anuncio importante para el futuro de los precios del petróleo. El cartel confirmó oficialmente que aumentaría su cuota de producción (25,4 millones de barriles diarios) en 500.000 barriles si el precio de su cesta de referencia, que reúne los siete tipos de crudo del cartel, se mantenía por encima de 28 dólares durante 20 días consecutivos de cotización. El plazo comenzaba a contar el 1 de julio pasado, fecha en que entró en vigor el último aumento de 708.000 barriles diarios pactado por la OPEP a finales de junio.

Ayer, la organización anunció que el precio de su cesta de crudos había bajado a 27,46 dólares. Con este precio, el plazo de 20 días, que vencía el próximo 28 de julio, se ha interrumpido. Ahora hay que esperar que la cesta supere los 28 dólares para volver a contar los 20 días. Si eso sucede en los próximos días, la organización ya habrá postergado hasta mediados de agosto la decisión de incrementar su producción, que hasta ahora estaba obligada a tomar a finales de este mes. La conclusión de los analistas es que la OPEP hace y deshace sólo para ganar tiempo y retrasar hasta su próxima reunión del 10 de septiembre la decisión de subir la producción.

La OPEP gana tiempo, fundamentalmente, por dos razones. En primer lugar, sus 11 miembros temen que si abre más la espita, el precio del crudo podría derrumbarse. Esto tendría un impacto muy negativo en los ingresos por exportaciones de estos países. Este temor persiste en el cartel a pesar de que el mercado reclama más petróleo. La OPEP no cree que haya escasez de oferta como sugieren los países industrializados.Por otro lado, no todos los miembros están en condiciones de aumentar su producción. Este problema está agrietando la unión de la OPEP, a pesar de que la organización insiste en que su unidad está intacta. La prueba de las diferencias pudo verse claramente hace 15 días, cuando Arabia Saudí, unilateralmente, anunció que estaba dispuesta a poner medio millón de barriles en el mercado para frenar la escalada de precios. La semana pasada, al grito de o todos o ninguno, los miembros de la OPEP que no pueden subir su producción de inmediato (sobre todo, Irán y Venezuela) y que perderían mercado frente a la iniciativa saudí, frenaron la propuesta.

Arabia Saudí, el mayor productor del cartel y aliado político y militar de EE UU -el país que más ha reclamado a la OPEP un alza de la producción-, insistió en su propuesta y logró la confirmación oficial del mecanismo automático de subida o bajada de producción, según el precio, que el cartel en realidad viene discutiendo desde marzo pasado. La noticia alivió el mercado, que esperaba que en 10 días más, la OPEP pusiera en el mercado ese medio millón de barriles extras tan prometidos. Ningún analista se atreve a apostar una bajada de los precios del crudo mientras la OPEP ignore una regla de juego básica del mercado: la coherencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000

Más información

  • El crudo sube a 28,91 dólares a pesar del anuncio de más producción