Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superávit en EE UU será más del doble del previsto

Propuestas dispares

El crecimiento económico está empujando el superávit presupuestario de Estados Unidos a cifras inesperadas y en 10 años sumará los 2,2 billones de dólares, más del doble de lo previsto hace unos meses. El Gobierno del presidente Bill Clinton, que logró hace dos años el primer superávit fiscal después de casi cuatro décadas, atribuyó el constante incremento del cálculo de superávit a la bonanza económica que se ha mantenido por casi nueve años. El nuevo cálculo supera en 300.000 millones de dólares lo que había calculado la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca el pasado 26 de junio. Y también supera en 893.000 millones lo que la propia oficina del Congreso había calculado en abril, según se informó ayer. El Gobierno de Clinton y la mayoría republicana en el Congreso mantienen un pulso desde hace dos años -cuando comenzaron los superávit presupuestarios- sobre cómo se utilizará el exceso de recursos.

El uso que se dará a los superávit también es objeto de propuestas dispares del casi seguro candidato presidencial demócrata, el vicepresidente Al Gore, y su rival republicano, el gobernador de Texas, George Bush. La cifra más reciente que dio la Oficina de Presupuesto del Congreso excluye el superávit aún mayor que se obtendrá con los impuestos para el sistema de Seguridad Social, sobre los cuales ambos partidos se han puesto de acuerdo en que se utilizarán sólo para el sistema de jubilaciones financiado por el gobierno. En este período fiscal que concluye el 30 de septiembre, la oficina del Congreso calcula que el superávit será de 84.000 millones de dólares, esto es más del triple de los 26.000 millones calculados apenas en abril pasado. La Oficina de Presupuesto del Congreso calcula ahora que el superávit en el período fiscal 2001, que comienza en octubre, alcanzará a 102.000 millones de dólares.

Ambas cifras, sin embargo, se calcularon antes que el presidente Clinton promulgara la semana pasada las leyes que aprobó el Congreso y que agregaron 11.200 millones de dólares en programas de emergencia. La mayoría republicana en el Congreso sigue diciendo que el mejor uso de la bonanza económica es bajar impuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000