Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chistes en 'spanglish'

Sobre esa mezcla que a veces parece imposible al unir palabras en español e inglés hubo voces dispares en el foro El español en EE UU. "Nos debe de preocupar, porque puede ser peligroso. Los chistes, los juegos y hasta la filosofía dependen de las barreras entre un código y otro, y utilizando el spanglish pueden perder su efecto. "¿Se imaginan un chiste en spanglish?, perdería su gracia. Y si las lenguas pierden su autonomía y su perfil se pierde el juego y la frescura", dijo Doris Sommer, catedrática de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Harvard.Para el académico Juan Luis Cebrián, más peligrosos son los anglicismos que el spanglish, que él considera un dialecto que acabará siendo una lengua: "No debemos asustarnos por incorporarlo al español. Peor son esos vocablos como airbag o hot-dog, un nombre absurdo para una salchicha a la plancha. Pero la respuesta a sus peligros no debería venir de los Gobiernos, sino de las universidades y de la calle".

Y es que no hay un solo spanglish, sino muchos, dijo la catedrática de Literatura Latinoamericana en el Darmouth College, Beatriz Pastor. "Este lenguaje no debe de preocuparnos, la única diferencia con otras jergas es la rapidez con la que circula", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2000