Umberto Eco crea un 'ateneo' académico dedicado a las humanidades

La nueva cátedra, para licenciados de élite, abrirá sus puertas en Bolonia el 8 de febrero

Musicólogos, como Roberto Leydi, lingüistas como Alfonso Traina, historiadores de la filosofía como Antonio Santucci, expertos en italiano, en francés, en geografía, acompañan al escritor y semiólogo Umberto Eco en la última aventura de su larga trayectoria profesional: una escuela de humanidades destinada a difundir la cultura internacional con mayúsculas. El centro abrirá sus puertas en Bolonia el próximo 8 de febrero. "La universidad de masas es inevitable, pero requiere correctivos de élite", ha confesado el profesor, de 68 años de edad.

Eco, uno de los italianos más universales, acaba de realizar el sueño de su vida, poniendo en pie una iniciativa académica sólo para licenciados de altísimo nivel: la Escuela Superior de Estudios Humanísticos. La escuela de Eco se encuadra dentro de la Facultad de Letras de la Universidad de Bolonia, una de las más antiguas de Europa. Un edificio del siglo XVI, palazzo Marchesini, en el centro de la espléndida ciudad italiana, será la sede de la nueva "superescuela", como ha sido bautizada ya por la prensa nacional.Quinientos metros cuadrados, salpicados de frescos renacentistas, dedicados a la instrucción humanística al más alto nivel. Desvelar los misterios que encierran las culturas cerradas que se han desarrollado en el mundo a lo largo de los siglos: desde los viejos códices del judaísmo hasta el lenguaje particular intrincado y diáfano de la música, serán algunos de los objetivos de esta nueva escuela, que de momento, no otorgará título alguno.

"La idea es que sea un lugar donde se organicen cursos sueltos, abiertos al mundo científico y académico. Lecciones magistrales impartidas por personalidades de relieve internacional", ha precisado Eco. Elie Wiesel, testimonio vivo del holocausto y Premio Nobel de la Paz, será el primer profesor de la escuela, donde mañana pronunciará la conferencia inaugural sobre el Talmud. Le seguirán maestros, como Luciano Berio, que pronunciará conferencias sobre música.

En Italia existen ya algunos ejemplos de escuelas de élite, como la Normale de Pisa, o algún centro de Turín, pero ninguna como la fundada por Umberto Eco aspira de manera tan clara a convertirse en la versión italiana del Collège de France. Para Eco, profesor de Semiótica en la Universidad de Bolonia desde hace 30 años, la cultura humanística, lejos de estar en decadencia en la sociedad de la información, es la que más futuro tiene. "En los contenidos que se aplican al ordenador, puede ser mucho más útil saber griego antiguo que ser un experto en electrónica. El chaval de 14 años que entra con su ordenador en el banco de datos del Pentágono, es, a su manera, un humanista".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS