_
_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

"Infelix Austria"

Austria vuelve a ser noticia. A su pesar. En el Foro Internacional sobre el Holocausto que concluye hoy en Estocolmo pocos oradores se olvidaron de citar a Austria, también con pesar. Y preocupación. Cuando se habla de Austria y no por Hermann Maier, el indiscutible rey del esquí de descenso, los motivos suelen ser inquietantes. O absurdos, como decía Thomas Bernhard. En el caso que nos ocupa son absurdos, inquietantes y graves. Están en la irresistible ascensión de Jörg Haider, un político joven, dinámico y multimillonario gracias a unas fincas "arizadas" que heredó de su padrastro. Las propiedades arizadas son bienes expropiados por los nazis a sus legítimos dueños judíos antes de quitarles la vida en algún campo de exterminio en tierras polacas. No es, por tanto, de extrañar que Haider no tenga muy mala impresión de lo sucedido en Austria en sus siete años de Tercer Reich. Por eso un día elogia la política de empleo de Hitler y al otro añora el orden entonces existente. Y no ve nada malo en presentar a los inmigrantes como alimañas que chupan el dinero y la sangre de los austriacos.Pero nadie debería equivocarse. Haider tiene lo mismo de nazi que Slobodan Milosevic de nacionalista o el exagente del KGB y presidente ruso Vladímir Putin de piadoso hijo de la Iglesia ortodoxa aunque ahora le dé por santiguarse todos los días. Haider elogiará a veteranos de las SS en sus fiestas campestres en Carintia, pero, si pudiera, se iría ya mismo a una sinagoga de Nueva York a hacerse una foto, tocado con una kipa elegante, rodeado de judíos ortodoxos. Ahí radica precisamente el peligro de Haider, no en una ideología nazi, sino en su absoluta falta de escrúpulos y de los principios básicos de una persona de bien como son la compasión, el respeto y el esfuerzo por entender al prójimo como base de las relaciones políticas y humanas.

Más información
La UE puede excluir a un país que no respete la democracia
Alarma en Europa ante el peligro de un Gobierno con la ultraderecha en Austria

Son muchos los responsables de que un personaje así no limitara su vida pública a la alcaldía en uno de esos pueblitos de montaña a cuyos habitantes solía llamar el escritor Joseph Roth los "teutones de los Alpes", germanos de periferia cultural que combaten su inseguridad con sobredosis de identidad nacional. Y con el desprecio a los otros, sean éstos sus vecinos eslovenos, los rusos, los gitanos o, casi peor aún, los habitantes de esa ciudad de pecaminoso mestizaje germano-húngaro-eslavo que es Viena. La incapacidad de los socialistas del SPÖ y conservadores del ÖVP de desmantelar el entramado de privilegios compartidos ha sido la mejor arma electoral de Haider. Muchos de los 1,3 millones de votos de Haider no son nazis, ni siquiera más xenófobos que muchos votos socialistas o populares. Son expresión de protesta contra un estado de curiosa simbiosis entre la burocracia heredada del imperio y el culto al Estado de la tradición socialdemócrata. Los grandes logros del SPÖ en su historia se han convertido en losas opresoras. Y su larga alianza con unos conservadores del ÖVP, agrarios y agrestes, además de clericales, provincianos y autoritarios ha acabado en esto, en desastre.

El hasta ahora canciller Viktor Klima, a quien sus padres pusieron el nombre en honor del histórico socialista Viktor Adler, comentaba ayer en Estocolmo que se acabaron los intentos de buscar una fórmula minoritaria o en coalición con el ÖVP para evitar que Haider mancille el nombre de Austria. Al SPÖ no le vendrá mal pasar por una oposición en la que no ha estado mas que cuatro años desde la IIGuerra Mundial. Por pura higiene. Mientras, el mediocre líder del ÖVP, Wolfgang Schüssel, cuya obsesión por ser canciller le llevó a dinamitar unos acuerdos con el SPÖ ya a punto de rúbrica, se las tendrá que ver con Haider. Tal relación será algo así como si al alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, le ofrecen jugar al póquer con un hombre inteligente. La víctima sólo decide si juega. Tomada la decisión, es devorada hasta el tuétano.

"Felix Austria", se decía antaño. "Pobre" habrá que decir si se consuma esta coalición entre un Schüssel más débil que un Von Papen ante Hitler y un Haider que se quedará de jefe de Carintia para que no se note que no le invitan mucho al extranjero. Se apuntará los éxitos y achacará los fracasos al infeliz del canciller. Sólo cabe esperar que ese Gobierno no dure ni para demostrar que no está a la altura ni de los tiempos, ni de las formas, ni de los principios. Daño hará, pero Austria sobrevivirá a esta alianza de ambiciosos incapaces y ambiciosos implacables.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_