Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Seprona de Sevilla ha multiplicado por 55 las incautaciones de inmaduros desde 1997

El balance de fin de año de la unidad de la Guardia Civil destinada a la protección de la naturaleza, Seprona, de Sevilla, arroja cifras espectaculares. Según un comunicado emitido ayer por la Delegación del Gobierno en Andalucía, los agentes del Seprona se incautaron el pasado año de 58.548 kilos de pescados inmaduros que ya iban camino del mercado. Esta cifra supone multiplicar por 55 los resultados de 1997 y por 7 los de 1998.Durante el pasado año, este cuerpo de la Guardia Civil puso a disposición judicial a 89 personas por sus presuntos delitos contra la naturaleza en la provincia de Sevilla. Esta cifra también supone un incremento considerable, ya que se dobla el número con respecto al periodo anterior.

El Seprona es una unidad cada vez más conocida y así el número de denuncias recibidas también muestra un notable incremento. El pasado año, recibieron 6.471 denuncias, frente a las 4.774 y 5.246 de los dos ejercicios precedentes. Entre las denuncias recibidas destaca por encima de cualquier otro aspecto el de la caza, con 3.736. El área de incendios forestales, obras, edificaciones, etcétera, tan sólo generó 25 denuncias ante la Guardia Civil.

En el único aspecto en el que la estadística baja con respecto al pasado año es en el de horas trabajadas por sus agentes. El motivo no es otro que el esfuerzo extraordinario que se realizó tras la rotura de la balsa de las minas de Aznalcóllar.

Aun así, el total de kilómetros recorridos por los vehículos todo terreno y motocicletas de esta unidad de la Guardia Civil en la provincia de Sevilla es de 471.970. O lo que es lo mismo, el equivalente a viajar entre Sevilla y Madrid 900 veces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000