Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace un nuevo museo privado en Barcelona con obras del siglo XII al XX.

La colección pertenecía a Francisco Godia

Desde la talla de una virgen románica procedente de León hasta un cuadro del artista italiano Lucio Fontana. Es el amplio abanico de un nuevo centro artístico privado que ayer abrió sus puertas en un piso del barrio barcelonés del Eixample. La Fundación Francisco Godia, creada por la familia y amigos del empresario catalán que le da nombre, reúne un conjunto de 140 piezas, entre las que destacan valiosas obras medievales, cerámicas de todas las épocas y pintura española a caballo de los siglos XIX y XX.

Francisco Godia (Barcelona, 1921-1990) fue un influyente empresario que reunió, principalmente en los años sesenta y setenta, una importante colección de arte que resulta representativa de los gustos de la burguesía catalana de la época, interesada especialmente en el arte medieval y en la pintura de principios de siglo. Una selección de estos fondos, que integran unas 2.000 piezas, se exhibe ahora en el nuevo museo, remodelado por el arquitecto Jordi Garcés. En el futuro, la exposición será rotatoria para poder mostrar todo el conjunto, aunque algunas obras emblemáticas se exhibirán de forma permanente en la sede de la fundación.

Entre estas últimas destaca con brillo propio la tabla La Virgen de la Leche, atribuida a Llorenç Saragossa y datada entre los años 1363 y 1374. Se trata de una pintura que a lo largo del último siglo no se había exhibido nunca públicamente y que los especialistas consideran de las más significativas del gótico catalán de influencia italiana. Además de una amplia selección de imaginería medieval española —con magníficas tallas policromadas procedentes de talleres de Palencia—, pintura barroca y cerámica, en el recorrido cronológico del nuevo museo destacan también pinturas y dibujos de Ramón Casas, Joaquín Sorolla, Isidre Nonell, José Gutiérrez Solana, Picasso, Francesc Gimeno, Marie Blanchard, Julio González o Tápies.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1999