Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos rehabilitan la talidomida para la cura del cáncer de hueso

Un estudio con 84 pacientes muestra su poder

La talidomida, el tranquilizante que en los años sesenta se hizo siniestramente famoso por haber sido la causa del nacimiento de miles de bebés con deformaciones, puede convertirse en el medicamente más efectivo para el tratamiento del cáncer de hueso. Esta es la conclusión de un estudio realizado por oncólogos de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), publicado ayer por The New England Journal of Medicine.La investigación se centró en 84 pacientes con formas avanzadas de la enfermedad, un mieloma -tumor maligno- múltiple. Según explica el oncólogo Bart Barlogie su equipo comprobó que una tercera parte de los enfermos tratados con la talidomida experimentó un retraso del desarrollo de esta enfermedad mortal y que en dos de ellos se verificó una remisión completa. Aunque el número de los pacientes beneficiados por el tratamiento no es alto, los expertos aseguran que los resultados son asombrosos puesto que se trata de casos que no habían respondido a otras terapias y la enfermedad es conocida por su difícil cura.

La venta de la talidomida fue prohibida en todo el mundo a principio de los años sesenta después de haber comprobado la relación entre el nacimiento de miles de niños deformes, principalmente en Europa, Canadá y Japón, con la ingestión de dicho fármaco durante el embarazo. Por aquel entonces, la talidomida fue recetada como un novedoso y eficaz remedio contra las náuseas y molestias del embarazo.

En los últimos años, sin embargo, los científicos han estudiado sus propiedades para el tratamiento de numerosas enfermedades, desde el sida como hasta el cáncer de pecho. El pasado año, su uso fue aprobado en EE UU, por primera vez, para el tratamiento de la lepra.

Los expertos todavía no saben con exactitud cómo actúa esta sustancia contra el cáncer de hueso, aunque una de las hipótesis se centra en su poder como inhibidor del crecimiento de los vasos sanguíneos. Otras dos posibilidades son que la droga podría estimular el sistema de reacción inmunológica ante las células cancerosas o limitar su crecimiento ya sea de forma directa o limitando otros factores presentes en la médula del hueso que les permiten crecer.

Los expertos confían en que la talidomida pueda ser más eficaz unida a otros fármacos en pacientes en los que la enfermedad no está aun en fase avanzada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999