_
_
_
_
COYUNTURA AGRARIA

La campaña olivarera arranca con una caída de los precios del 16%

El pasado 1 de noviembre se inició la nueva campaña olivarera, con unas previsiones de cosecha a la baja y cotizaciones también en descenso por la existencia de unos excedentes de la cosecha anterior cercanos a las 400.000 toneladas. Esta situación se ha traducido en una bajada de precios de 420 a unas 350 pesetas (16,6%) para un tipo lampante. En medios del sector se estima que la caída ya ha tocado fondo y que los precios podrían remontar ligeramente hasta las 360 o 370 pesetas por kilo.

Más información
Los grandes del sector mantienen el equilibrio con una cierta atonía

La razón de este repunte esperado estriba en la iniciativa de los productores para retirar del mercado hasta 150.000 toneladas. Sin embargo, hasta la fecha, los efectos de esa operación han sido escasos.Ésta es la segunda campaña olivarera que se pone en marcha tras la reforma en 1998 de la Organización Común del Mercado (OCM) para este cultivo, por la que, entre otras medidas, se eliminaba la ayuda al consumo que percibían los industriales, se suprimían las compras en intervención -sustituyéndolas por el almacenamiento público- y se hacía una distribución de cuotas de producción por países.

España recibió una cuota de 760.027 toneladas, frente a las 543.164 de Italia, las 419.529 de Grecia, las 51.244 de Portugal y las 3.297 toneladas de Francia. Este reparto no recogía las cifras reales de producción en cada país. Mientras para España se trataba de una cuota corta, como se ha puesto de manifiesto esta campaña al rebasarse el techo fijado por Bruselas e incurrir en penalizaciones, para países como Italia era una cifra por encima de sus producciones.

Según las cifras manejadas por el sector en España, las previsiones de cosecha para la actual campaña ascienden a un máximo de 600.000 toneladas, frente a las 780.000 de la campaña pasada, y unas estimaciones iniciales de solamente 500.000 toneladas. Esta baja producción se suma a unas existencias a finales de campaña cercanas a las 400.000 toneladas, lo que supondrá unas disponibilidades totales cercanas al millón de toneladas, frente a un consumo interior de unas 480.000 toneladas y unas exportaciones de unas 260.000.

Bruselas prometió ajustar las cuotas en el plazo de tres años, cuando se revise la actual OCM. Sin embargo, en medios agrarios se teme que esa modificación de la actual OCM se haga de nuevo sin tener contrastadas las cifras sobre producciones de aceite de oliva en la Unión Europea y que se mantenga la situación negativa para España.

El único cambio en la normativa de esta campaña es la obligatoriedad de las almazaras de tener un sistema de pesaje continuo para saber cuál es la aceituna que ha entrado realmente en la instalación. Este sistema se halla ya implantado en la mayor parte de las almazaras españolas. Esto no existe ni en Italia ni en Grecia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_