Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL HORARIO, A DEBATE

Problemas comunes, soluciones locales

La polémica sobre la jornada escolar ha vuelto a estallar. El detonante ha sido la protesta de los padres de 21.000 alumnos de la Comunidad de Madrid al ver rechazada su petición de convertir la jornada partida en continua (de 9.00 a 14.00). Una treintena de expertos consultados ponen en cuestión la conveniencia pedagógica de este cambio y señalan el peligro que supondría para la escuela pública como garantía de igualdad social, hasta el punto de afectar a su mera supervivencia frente a la privada concertada, que ofrece jornada partida de forma casi unánime. Sólo dos comunidades han generalizado la jornada continua: Andalucía y Canarias, pero hay experiencias en otras ocho.

La jornada está regulada en España por una norma ministerial del 29 de febrero de 1996 que señala que debe ser partida. Las comunidades autónomas con competencias pueden modificarla con otra norma, como han hecho Andalucía y Canarias. Algunos casos aislados de cambio de jornada se han realizado con una autorización específica y otros de forma irregular. Un ejemplo es el de Toledo, donde se permitió a los centros en 1996 tener jornada continua, pero se hizo de forma verbal.Diez de los 17 países de Europa citados en el informe Eurydice mantienen la jornada partida, 3 la tienen continua y otros 4 cuentan con diferentes modalidades. Pero los que la tienen continua garantizan que el niño pueda permanecer en el centro realizando actividades fuera del horario lectivo.

MÁS INFORMACIÓN

Según el catedrático de la Universidad Pompeu Fabra y experto en política comparada de la educación Francesc Pedró, "es necesario organizar el tiempo en función de las exigencias de cada nivel educativo y cualquier cambio debe ser el resultado de un estudio previo, que es precisamente lo que se están planteando países como Francia o Italia".

En buena parte de los países europeos se está debatiendo este tema y la principal preocupación es averiguar cuál es el ritmo escolar y las pausas que más convienen a los niños. Las reivindicaciones de cambio de jornada se deben producir a nivel local, explica Pedró. "En este tema no es correcto comparar las tendencias de cada país. Los expertos de la mayoría de los países piensan que las soluciones se deben buscar en cada comunidad educativa local".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 1999