Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Festival de Otoño reúne en Madrid a grandes creadores de danza, música y teatro

Sellars, Barishnikov, Strehler, Pasqual, Wilson, Savall y Morente destacan en la programación

El XVI Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid puede convertirse en un modelo a seguir. A pesar de la escasa programación musical y de que el presupuesto se ha reducido en 300 millones desde las primeras ediciones, la fórmula que hoy arranca parece la más idónea. El festival madrileño mezclará el arte de creadores consagrados como Peter Sellars, Barishnikov, Philip Glass, Ohad Naharin, Bob Wilson, Giorgo Strehler, Farid Payá, Lluís Pasqual, Menese, Morente o Jordi Savall, con el atractivo de desconocidos como Antonio Florio, I Fagiolini, Dumb Type, DV8 o Pippo Delbono.

Desde hoy, que se inaugura con el espectáculo de Mario Gas 100 poemas para 100 años (poesía española siglo XX) En el umbral del milenio, la palabra, en el Teatro Albéniz de Madrid, y hasta el 28 de noviembre, el Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid ofrecerá 78 espectáculos. De quince países llegarán 43 espectáculos de teatro, 25 de música y 10 de danza, aunque cada vez es más difícil clasificar los montajes y encerrarlos en un solo género.Muchos de los espectáculos programados incorporan simultáneamente diferentes disciplinas, de tal manera que las modernas tecnologías audiovisuales y las propuestas multimedia abren camino a los títeres para adultos o a los cabarés visuales. Todo un baile de etiquetas que todavía nadie parece tener claro. Pero lo que sí es seguro es que a partir de hoy llegarán a la Comunidad de Madrid 70 compañías, que ofrecerán cerca de 300 funciones, con un total de 48 estrenos: 12 de ellos mundiales, uno en Europa, 17 en España, 13 en la capital y 5 en la periferia. Todo ello en 12 espacios escénicos de la ciudad y 29 de los otros municipios que participan en la muestra.

El festival también se sumará a las distintas celebraciones de 1999. El centenario de Jorge Luis Borges contará con jornadas y un espectáculo creado por Juan Echanove y Jorge Eines. Otro centenario, el del compositor francés Francis Poulenc, se celebrará con un concierto de la Orquesta Filarmónica de Madrid, dirigida por Lucas Pfaff. Y el décimo aniversario de la muerte de escritor irlandés Samuel Beckett, con la presencia de dos montajes excepcionales: Esperando a Godot, de Lluís Pasqual con el Teatre Lliure, y Días felices, dirigido por el desaparecido Giorgio Strelher, con el mítico Piccolo de Milán. Además, el V centenario de la primera edición de La Celestina, con un montaje dirigido por Joaquín Vida e interpretado por Nati Mistral.

Directora

Cuando el pasado mes de julio nombraron a Alicia Moreno Espert consejera de Cultura del Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón, ella ya tenía cerrada la programación del Festival de Otoño para dos años. El avance de las previsiones del festival coincidió con la incorporación al nuevo cargo de Moreno. Desde entonces es una persona de su equipo, Mora Apreda, la directora en funciones de esta muestra que hoy empieza. Según explica Moreno, no le parecía ético nombrar a un nuevo director para asumir y defender un festival en cuyas decisiones no ha participado.

Para asegurarse el éxito sin dejar de lado cierto riesgo, Moreno ha elaborado un programa en el que incorpora dioses como Mijaíl Barishnikov e indiscutibles nombres de la escena como el director Bob Wilson, junto a nombres desconocidos en España, pero avalados por el aplauso y la crítica en el extranjero.

De toda la programación de este año, Peter Sellars es uno de los más esperados, ya que es la primera vez que el llamado transgresor escénico de la ópera pisa Madrid. Y lo hace con Historia de un soldado, de Stravinski, compositor en el que ya buceó con un Edipo Rei en Salzburgo, y con La carrera del libertino, que deslumbró en París y que Sellars ambientó en una cárcel californiana.

Otras joyas del festival son el montaje de teatro y danza multimedia de la vanguardista compañía japonesa Dumb Type, que vienen de triunfar en el otoño parisino; el elogiado montaje La sangre de los Labdácidas, en el que el director Farid Payá ha elegido dos temas, la sangre y el tiempo, a través de cuatro textos dramáticos, tres de ellos de Sófocles. Este espectáculo, que traen a Madrid a medias el Festival de Otoño y el Festival Sur, se presentará el 30 de octubre y el 1 de noviembre en Getafe, y el 5 y 6 de noviembre, en la capital.

Días después, casi en la recta final del festival, otro pope mundial del teatro, Bob Wilson, traerá por primera vez a Europa Los días anteriores: muerte, destrucción & Detroit III, que, con música de Ryuichi Sakamoto, ofrecerá otra vez la estética mirada Wilson. Probablemente en las antípodas de la también esperada Vagabundos, un montaje que Pippo Delbono ha creado con indigentes que encontró en la calle.

Ópera y flamenco

La música, menos presente de lo esperado en esta edición, cuenta, sin embargo, con propuestas importantes. Una, el concierto de Philip Glass. Y otra, el estreno de La capella della pietá dè Turchini, de la compañía de ópera napolitana. Además, el III Ciclo de Flamenco contará con figuras de primera fila, como José Menese, Carmen Linares y Enrique Morente; el VI Festival de Música Antigua de Aranjuez, o los británicos I Fagiolini, especializados en Renacimiento y primer Barroco.

En cuanto a la danza, y además de los diez días que la compañía del último dios vivo del género, el bailarín Mijaíl Barishnikov, ofrecerá en el teatro Albéniz, destaca la última revolución coreográfica de la compañía británica DV8 Physical Theatre, una bella y arriesgada propuesta escénica anunciada para mayores de 18 años por su fuerte contenido sexual. También estará por primera vez en España el coreógrafo israelí Ohad Naharin, con su grupo Batsheva Dance Company.

Alicia Moreno, al otro lado del espejo

La figura de Alicia Moreno, una atractiva mujer de 41 años que airea sus modelos de Miyake al tiempo que demuestra su profesionalidad sin ocultar su patológica timidez, es clave para entender el Festival de Otoño de este año.Ella, consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid, viene de estar "al otro lado de la mesa", de sufrir las consecuencias de la falta de medios y del desastroso sistema de subvenciones. Aprendió el oficio de gestora de cultura y espectáculos de la mano de dos grandes productores del teatro español contemporáneo, Armando Moreno, su padre, fallecido hace ahora ocho años, y Ramón Tamayo, con quien entró en el Centro Dramático Nacional hace 20 años.

Moreno, que también es hija de la actriz Nuria Espert, confiesa que es agnóstica y de izquierdas (aunque sin haber militado jamás en ningún partido) y que tuvo que pensarse mucho el incorporarse hace dos años a un Gobierno del PP. Hoy no sólo no se arrepiente, sino que afirma que ha trabajado en total libertad y que ese discurso de que la cultura es de izquierdas es antiguo y obsoleto.

Más Gas

El Festival de Otoño repite la fórmula elegida el pasado año para la inauguración de su apretada programación. Entonces fue Brecht por Brecht, un bello y elogiado montaje dirigido por Mario Gas, que, con la participación de decenas de primeras figuras de la escena, giraba en torno al autor de Madre Coraje. En esta ocasión se ha elegido otra vez al mismo director, seguramente debido a que su propuesta fue impecable e hizo que el festival arrancara con todo un éxito.

Parece que para esta noche se busca lo mismo con 100 poemas para 100 años (poesía española siglo XX) En el umbral del milenio, la palabra, un espectáculo que elige la poesía española del siglo XX como telón de fondo y la interpretación de medio centenar de artistas.

No es la única novedad del Festival de Otoño: Rosario Ruiz Rodgers dirigirá Los enfermos, una coproducción con el Teatro de la Abadía, a partir de un texto de Antonio Álamo; los chilenos La Troppa, que causaron sensación en el último Festival de Aviñón; la aventura escénica de Javier Mariscal Colores; el último trabajo del director y actor Juan Margallo; Comida, la primera apuesta fuerte como directora de la actriz y autora Natalia Menéndez; La naranja mecánica, de Burgess, con dirección de Eduardo Fuentes; la serie de espectáculos provenientes de Argentina o joyas como el concierto que Jordi Savall ofrecerá con el grupo Hespèrion XX.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 1999

Más información