Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP sopesa prorrogar los presupuestos en Álava y en Vitoria ante las reticencias de nacionalistas y socialistas

El Partido Popular ha recibido una respuesta negativa a su primera ronda de acercamiento a la oposición para consensuar los presupuestos de la Diputación de Álava y del Ayuntamiento de Vitoria. Sus intentos se han dirigido al PNV, EA y los socialistas. La contestación ha sido igual en los tres casos, negativa. Ante esta situación, el PP ya sopesa la opción de prorrogar los presupuestos en ambas instituciones, tal y como ha ocurrido este año en el Gobierno vasco.En la Diputación, el equipo de Ramón Rabanera ha preparado unos presupuestos "moderadamente expansivos", que presentará a la oposición esta misma semana en una segunda ronda de conversaciones. De momento, tiene las puertas cerradas. Los socialistas se muestran reticentes y los nacionalistas ya han marcado su estrategia: "Quien los tiene que apoyar es el PSE, que puso a Rabanera en la Diputación", comentó ayer el portavoz del PNV, Félix Ormazabal. Según marca la ley, el gobierno foral debe presentar el proyecto para el día 15 de noviembre.

En el Ayuntamiento, el equipo de gobierno de Alfonso Alonso no lo tiene más sencillo. El concejal de Hacienda, Javier Maroto, presentó la semana pasada un proyecto previo al presupuesto, el de las ordenanzas fiscales. Tanto los socialistas como los nacionalistas ya han anticipado su negativa, a no ser que haya cambios sustanciales. El PSE no se siente atado por el acuerdo en materia de vivienda. Su portavoz en la comisión de Hacienda, Patxi Lazcoz, advierte de que el presupuesto "puede verse modificado" para introducir partidas en materia de suelo. Para explicar sus reticencias, alude a las diferencias entre PP y PSE en cuestiones como empleo o bienestar social. "Por el momento [el apoyo] lo veo complicado", dijo. Los nacionalistas ligan su rechazo al proyecto de ordenanzas fiscales con los presupuestos.

El PP, que ayudó en los dos últimos años al PNV para aprobar los presupuestos en las dos instituciones, se encuentra con una situación complicada, aunque en algunos sectores confían en que, en el peor caso, pueda mejorar tras las elecciones generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 1999