Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una operación coordinada por la CIA desmantela el mayor cartel del narcotráfico colombiano

Fabio Ochoa y Alejandro Bernal Madrigal encabezan la lista de 32 narcotraficantes detenidos dentro de la Operación Milenio, realizada en tres ciudades colombianas y simultáneamente en Ecuador y México. Bernal es el cabecilla de una nueva organización y, junto a Ochoa, es considerado uno de los mafiosos más poderosos del mundo. "Todas las pruebas están en EEUU. Trabajamos con la fiscalía norteamericana y la CIA, con una modalidad nueva: órdenes de captura con petición de extradición", explicó el general Rosso José Serrano, director de la policía colombiana.

Bernal Madrigal, detenido en Bogotá y poco conocido en Colombia, fue socio del mexicano Amando Carrillo Fuentes, el señor de los cielos. Al morir Carrillo heredó todas las rutas que este controlaba para introducir la droga en EEUU.El operativo fue el resultado, según el general Serrano, de un año de labores de espionaje. Todo empezó con el decomiso de cargamentos de droga en Houston (Tejas, EEUU) y Ecuador. Los investigadores sospecharon que detrás estaba una "gran organización de narcotraficantes colombianos".

En conferencias de prensa simultáneas en Washington y Bogotá se dieron a conocer pormenores de la detención. La fiscal general de EEUU, Janet Reno, habló de "un consorcio" de narcotraficantes de México, Colombia y EEUU que "traía a nuestras calles" 30 toneladas de droga al mes y movía mensualmente unos 5.000 millones de dólares (alrededor de 800.000 millones de pesetas).

El general Serrano no dudó en calificar la acción como la "más grande y más espectacular desde el desmantelamiento del cartel de Cali". En total participaron 200 hombres y 76 viviendas fueron registradas.

La detención de Fabio Ochoa causó sorpresa. Hace apenas dos años este capo salió de prisión después de cumplir siete de condena. En l990, junto a sus hermanos Juan David y Jorge Luis, el clan Ochoa, se entregó a la policía y se acogió a un programa de sometimiento a la justicia que le ofrecía una rebaja en las penas de cárcel. "Prefiero para mis hijos una tumba en Colombia que una celda en Estados Unidos", repitió en muchas ocasiones Margot, su madre.

La indignación de los Ochoa

Las penas de cárcel impuestas a los Ochoa fueron calificadas por muchos -entre ellos el entonces ministro de Justicia, Carlos Medellín- como "ridículas". Fabio Ochoa, el detenido ayer, fue el que más tiempo pasó tras las rejas. Desde que recobraron su libertad y según Fabio Ochoa padre, los tres se habían dedicado a negocios de ganado. "Es la injusticia más grande", dijo el caballista al conocer la detención de su hijo menor y aseguró que con la dura experiencia en prisión Fabio "cogió escarmiento". Según él, la confusión se pudo generar en la declaración de un "sapo"(chivato), detenido en Estados Unidos que, a cambio de una rebaja en su pena, dio a la policía el nombre de su hijo de 40 años.Helmer Villafanía, otro detenido, controlaba las rutas heredadas del cartel de Cali y es el quinto hombre de esta organización.

Si se comprueba que los capos capturados realizaron envíos después de diciembre de l997 podrán ser extraditados a EEUU. Asi lo acordó el Congreso colombiano después de un intenso debate que involucra a todos los sectores de la sociedad colombiana. La extradición ha generado en Colombia no sólo una auténtica guerra de la mafia contra el Estado, sino la división en tribunales y partidos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 1999

Más información

  • La policía de Colombia considera que ha detenido a los mafiosos más poderosos del mundo