Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pomada evita en ratones enfermedades de transmisión sexual

Un ingrediente usado tradicionalmente para recubrir píldoras y ayudarlas a durar más tiempo en el sistema digestivo ha sido probado con éxito en ratones y podría ofrecer nuevos caminos para prevenir la transmisión del virus del sida, según informaron ayer investigadores del Centro de Hematología de Nueva York. El ingrediente es el ftalato acetato de celulosa y se utiliza aplicándolo sobre los genitales, tanto masculinos como femeninos. En las pruebas con ratones ha conseguido evitar no sólo el contagio del virus VIH, sino también el de los causantes de los herpes y el de las bacterias que provocan muchas enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, y las infecciones por tricomonas y clamidia. El éxito obtenido hasta ahora en las pruebas con ratones es importante porque, además, "no se han observado efectos secundarios importantes", según afirmó el doctor Robert Neurath, jefe del laboratorio de virología del centro neoyorquino. El ingrediente se usa actualmente para recubrir píldoras enteras que deben disolverse en el intestino delgado (y no en el estómago) y Neurath aseguró que nunca había esperado que este compuesto pudiera tener éxito.

Neurath y su equipo han estado buscando durante años un microbicida, es decir, algo que hombres y mujeres pudieran usar, además de los condones, para protegerse de las enfermedades de transmisión sexual. Los defensores de los microbicidas aducen que una pomada que pueda ser usada de manera cómoda podría salvar millones de vidas.

Otros laboratorios se encuentran también en la carrera para encontrar un microbicida que pueda evitar la transmisión de las enfermedades sexuales, y lo han encontrado en los lugares más inesperados, como por ejemplo en detergentes muy difundidos en la composición de dentrificos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 1999