Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Abierta una nueva vía terapéutica contra el Alzheimer

La revista científica Nature ha publicado los resultados de la investigación de un equipo de los laboratorios Elan Pharmaceuticals, en Estados Unidos, sobre un tratamiento experimental con una vacuna contra la enfermedad de Alzheimer. Aunque ésta fue activa al ser aplicada a un modelo animal, según informaba ayer Le Monde, no implica la inminencia de un tratamiento para el hombre.

El tratamiento descrito por los investigadores estadounidenses impide la formación de placas amiloides, un depósito de proteínas en el exterior de las células, que es una de las características biológicas de la enfermedad de Alzheimer. El equipo creó un modelo determinado de ratón en cuyo código genético incorporó un gen cifrado para la proteína mutante humana APP, que los ratones fabrican en gran cantidad y que es la que provoca en los humanos un tipo hereditario de enfermedad de Alzheimer. En cambio, en los ratones propicia la aparición progresiva de placas amiloides en el cerebro.

Los investigadores inmunizaron a los ratones con un fragmento de la proteína APP, llamado péptido beta-amiloide, y comprobaron que, entre aquellos que habían sido inmunizados a las seis semanas de su nacimiento, no aparecieron placas alcaloides. Además, en los inmunizados, cuando tenían 11semanas, la media de lesiones era menor que la de los que no lo habían sido a la misma edad.

Aunque los resultados de la investigación son interesantes, no responden más que a la presencia o desaparición de placas amiloides, es decir, no explican qué papel desempeñan estas placas en la enfermedad.

Además, el modelo animal utilizado no reproduce más que parcialmente la enfermedad que desarrollan los humanos. En concreto porque el comportamiento que desarrollan los ratones que acumulan placas amiloides varía muy poco, mientras que la característica de la enfermedad que padecen los humanos es la demencia, que se produce por la muerte de neuronas específicas situadas en el cerebro. Sin embargo, la importancia del estudio estriba en que muchos investigadores creen que la proteína beta-amiloide es la causa del Alzheimer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999