Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

"Los resultados mejoran cuando el enfermo está bien informado"

"Tenemos evidencias consistentes. Se ha comprobado que si los pacientes tienen la oportunidad de participar en la toma de decisiones, de preguntar, de tener información individualizada sobre su dolencia, los desenlaces son mejores. Se ha visto en el tratamiento de la hipertensión, de las úlceras, del dolor por cáncer, de la diabetes...". Alejandro Jadad es catedrático del Departamento de Epidemiología Clíncia y Bioestadística de la Universidad McMaster de Canadá. Jadad ha intervenido en las dos últimas semanas en sendos cursos de verano en Santander y El Escorial. En ambos ha hablado de la importancia de procesar la ingente cantidad de información disponible ahora para cambiar el concepto de la relación médico-paciente. "En Norteamérica, los consumidores y los pacientes están tomando un papel cada vez más activo en la toma de decisiones y se está forzando a la revisión de la actuación médica, a cambiar su papel tradicional, paternalista, de decirle al paciente qué es lo que debe hacer. Porque muchos pacientes tienen hoy más información sobre su dolencia que el propio médico. Su aportación no debe verse como una amenaza a la autoridad del médico, sino como algo valioso para tomar las decisiones de forma compartida".

Seleccionar y traducir

Los médicos, dice Alejandro Jadad, de origen colombiano, no pueden evitar el acceso a la información que tienen hoy los ciudadanos. Lejos de rechazarlo, los proyectos internacionales en los que está inmerso tratan de asimilarlo para revolucionar el sistema. "El problema es que se producen dos millones de artículos de medicina cada año. Hay más de 30.000 revistas. Tenemos más información de la que podemos digerir. Por eso estamos creando instrumentos de ayuda. Porque apenas el 1% de todo lo que se publica tiene relevancia clínica. De manera que hay que seleccionar, y también traducir, exponer de forma inteligible la información publicada con lenguaje críptico, científico". La tecnología juega en este nuevo concepto de la atención sanitaria un papel fundamental. En Canadá, Jadad y sus colegas ya están tratando a pacientes a los que remiten a páginas de Internet. Para ellos, Internet es el vehículo que abre definitivamente las nuevas posibilidades de la medicina. "El tiempo del que dispone el médico es limitado. El paciente, en cambio, interesado por su dolencia, puede aportar una información valiosísima con la que trabajar juntos. Ya no se trata de trabajar para el enfermo, sino con el enfermo", explica.

Alejandro Jadad no cree que su mensaje sea demasiado futurista. Los cambios tecnológicos van a una velocidad vertiginosa. En sus proyectos intervienen incluso países africanos. "En el año 2003, el 90% de la población tendrá acceso a Internet. Bastará con tener un televisor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999