Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INDUSTRIAEL AUMENTO DE LA DEMANDA DEL "FOCUS" ESTÁ EN LA RAÍZ DEL CONFLICTO

Ford advierte a los sindicatos que los planes de futuro peligran si no aceptan trabajar en sábado

La dirección de Ford España aseguró ayer que si la producción de coches programados en nueve sábados de los próximos meses "no puede fabricarse en Valencia, la compañía se verá obligada a fabricarlos en otra planta", con lo que se "pondrá en peligro futuros planes" para la factoría de Almussafes. Según una comunicación de la dirección de Ford a los trabajadores, la empresa recuerda que en la Comisión Consultiva del pasado 24 de mayo se anunció a los representantes del comité la programación de producción en 2 sábados de julio, 4 de septiembre y 3 de octubre, asi como "el aumento de los niveles diarios de producción a 910 Focus y 650 Ka" a partir de las vacaciones de verano. En una reunión celebrada ayer, el comité de empresa emplazó a la dirección de Ford a que "cumpla todo lo pactado en el acuerdo de 1995" sobre niveles de empleo, producción e inversiones en la factoría de Almussafes, evitando asi que vayan a otras plantas de Gran Bretaña o Alemania. Sobre las críticas de los sindicatos a los niveles de empleo, la empresa recuerda que "a finales de 1998 estábamos en una situación de lanzamiento (del nuevo modelo Focus) que requería más personal" y que "el número de trabajadores eventuales en la actualidad está íntimamente ligado a las necesidades de producción". La dirección de Ford asegura que el trabajo en sábados obedece "a un incremento de la demanda (especialmente del modelo Focus)", por lo que si "los coches programados en sábados (de julio, septiembre y octubre) no pueden fabricarse en Valencia se realizarán en otra planta" de la empresa fuera de España. La dirección de Ford recuerda que los planes de producción presentados hasta el año 2002 contemplan la construcción de 1.810 coches/día en Almussafes, por lo que, de no trabajarse los sábados, "se derivarían consecuencias negativas para Valencia". En el comunicado, la dirección asegura "no entender" la actitud de los sindicatos que reclama una decisión sobre futuras inversiones en Valencia y al mismo tiempo se plantean actuaciones para no apoyar la producción en sábados con carácter voluntario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1999