Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amigos de Baco

Breves pero intensas jornadas sobre el vino se desarrollarán la semana próxima en San Sebastíán, ciudad a la que un tanto ampulosamente los organizadores del evento, la joven pero ya emprendedora asociación Amigos del Vino-Bacus, han denominado Viniapolis (ciudad del vino) Donostia. El programa de conferencias que se celebran los próximos días 12, 13 y 14 de abril en el centro Koldo Mitxelena tiene gran interés y en algún caso resulta imprescindible para los amantes y estudiosos del vino. Tal es el caso de la apasionante conferencia de Jose Hidalgo que abrirá las jornadas sobre El lenguaje del vino , Presente y futuro. Hidalgo, ingeniero agrónomo y diplomado en viticultura y enología, así como profesor de estas materias, se le puede considerar el padre o autor de vinos como Terras Gauda y Condes de Albarei de Rías Baixas, Guitian de Valdeorras, Marques de Velilla en Ribera del Duero o La Vicalanda en Rioja, este último toda una inflexión progresista de Bodegas Bilbainas de la que es director técnico en la actualidad. Al día siguiente, otro monstruo del mundo vinícola. Se trata de Manuel Ruiz Hernandez, ingeniero en industrias de fermentación y especializado como enólogo de vinerías, que desde 1.960 presta sus servicios en la estación de Viticultura y Enología de Haro (La Rioja). Innumerables premios, medallas de oro y distinciones jalonan su larga vida profesional, así como numerosas publicaciones. Entre ellas La cata y conocimiento de los vinos (1.995), Rioja Alavesa y sus vinos (1.997) y La crianza del vino desde la perspectiva vitícola (1.998). Todo ello coordinado por el alma mater de la citada asociación báquica, el incansable Manu Méndez, propietario de una de las tiendas (la minúscula Vinatería de Gros) en la que no caben en menos espacio más expresiones diferentes del panorama mundial del vino.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 1999