El Banco Interamericano aconseja al Mercosur que ponga en marcha una moneda única

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias, aconsejó ayer a los países que forman parte del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) que vayan más allá de su actual estado de unión aduanera y pongan las bases para crear una moneda única similar a la europea. Iglesias cree que el deseo de integración del conjunto de los países latinoamericanos ha "salido fortalecido" tras la reunión y que, en el caso del Mercosur, es necesario que se ponga en marcha el proceso hacia la moneda única, que será largo, pero que es inevitable.

Más información

Respecto a los proyectos de dolarización, es decir, de renuncia a la moneda nacional para utilizar exclusivamente la divisa estadounidense, Iglesias manifestó que "el BID no tiene una opción y que, como ha quedado de manifiesto en la asamblea, hay países prácticamente dolarizados, como Panamá; otros, que alientan proyectos en favor de esa línea, como Argentina, El Salvador o Ecuador, y el resto, que son contrarios".Éste ha sido uno de los temas calientes de la asamblea anual de la entidad -clausurada ayer en París después de tres días-, tras la presentación de un informe del economista jefe del BID, Ricardo Haussmann, que abogó abiertamente por la dolarización.

Esa perspectiva fue acogida con tremenda reticencia por el subsecretario del Tesoro norteamericano, Larry Summers, y rechazada abiertamente por varias delegaciones latinoamericanas. Ayer, Iglesias prefirió dejar abiertas todas las posibilidades y lanzar un mensaje que el futuro de toda la región pasa por alcanzar un acuerdo en la línea de crear una moneda única, un "proyecto que en sí mismo será un estímulo para una mayor integración". Precisamente, los países centroamericanos han pedido al BID que organice una conferencia en Panamá de los países de esa zona a fin de "discutir sobre su arquitectura financiera", lo que podría ser también el primer paso para desarrollar acuerdos de integración comercial y monetaria en esa parte del continente.

La arquitectura financiera

En la sesión de clausura de la asamblea intervino también el ministro francés de Economía, Dominique Strauss-Kahn, quien abogó por comprometer al sector privado en el diseño de la nueva arquitectura financiera internacional, ya que los efectos de su comportamiento superan claramente los de las ayudas e inversiones públicas para ayudar a las economías en crisis. Sin embargo, como ha quedado de manifiesto en estas jornadas, este diseño sigue siendo una idea con pocos avances concretos. La última iniciativa de un fondo de contingencia para asegurar la financiación de los países considerados ortodoxos desde el punto de vista financiero ha quedado reducida a una "ventanilla anticrisis" que no cuenta con el respaldo de los países europeos.

Durante la asamblea del BID, el clima dominante ha sido de claro optimismo, algo que puede resultar paradójico si se tiene en cuenta el poco tiempo transcurrido desde la crisis financiera en la primera economía de la región, Brasil. El ministro de Economía mexicano, José Ángel Gurría, por ejemplo, afirmó que "ahora los bancos nos ofrecen toda clase de posibilidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de marzo de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50