Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Más Lorca

También La Fura acudió a la llamada de Lorca. Su idea: un "cartílago sonoro que une en el oscuro la vida apasionada del poeta", "entre la física onírica del poema originario y la poética traumática y final del crimen a destiempo"; porque "las luces de una vida se proyectan sobre el universo por encima del tiempo y el espacio". Felizmente, el espectáculo no tiene nada que ver con esos textos que los creadores han puesto en el programa. El espectáculo es una breve sucesión de signos visibles y audibles (mejores los musicales que los de voz humana), unos recuerdos de versos del asesinado, unas figuras pendientes del espacio, unos zapateados y unas canciones. Es decir, la sabiduría de siempre de La Fura, la buena terminación del espectáculo que les caracteriza, y la forma de sostener la atención del espectador. Poco Lorca, a pesar de sus versos, pero buen teatro plástico. Las ideologías, las metafísicas, no tienen aquí demasiado sentido: aunque sí lo tiene la libertad con que juegan con las figuras, los sonidos y el espacio.

Ombra

Textos de David Martín; dirección escénica y artística: Hansel Cereza. La Fura dels Baus. Teatro de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 1999