Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Todo el sistema es un ente de derecho privado

La Ley de Ordenación Sanitaria, aprobada por el Parlamento vasco en junio de 1997, diseñó un nuevo modelo organizativo de la sanidad para Euskadi. El objetivo del Gobierno vasco era, sobre todo, forzar una mejor gestión de los recursos disponibles.La primera disposición de la ley fue transformar el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza (el organismo que aglutina a todos los servicios sanitarios) en un ente público de derecho privado, con el fin de organizar sus finanzas y su estructura interna de acuerdo a las normas que regulan la actividad de las empresas privadas. Sin embargo, la contratación administrativa y el control del patrimonio se siguen organizando con arreglo a las normas del derecho público. Osakidetza engloba a 20 hospitales (12 de enfermos agudos y 8 de corta y media estancia) y 350 centros de salud. Cuenta con una plantilla de 22.000 trabajadores y su presupuesto para 1998 llega hasta los 180.000 millones de pesetas.

Se trata de un salto con red, según lo definen los responsables del Departamento de Sanidad. Una transición hacia un modelo donde cada centro sea cada vez más autónomo. De esta forma, el Gobierno vasco ha pensado en primer lugar en la autonomía del conjunto de centros sanitarios (Osakidetza) para que los hospitales paulatinamente se vayan impregnando de esta manera de funcionar y, progresivamente, se llegue al momento en que sea posible darles autonomía total.

La oposición ha visto en este modelo una voladura controlada del sistema hacia la privatización, al utilizar reglas de funcionamiento similares a la empresa privada. Sin embargo, el departamento argumenta: "Privatizar significa que el titular del patrimonio sea un particular; si el dueño del capital es privado, él toma las decisiones. En Euskadi el patrimonio siempre es público".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998

Más información

  • PAÍS VASCO