Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército colombiano denuncia una red de narcotráfico en la Fuerza Aérea

Rodrigo Lloreda, ministro de Defensa de Colombia, afirmó en una entrevista publicada ayer por el periódico El Tiempo que la Fuerza Aérea de su país ha sido "seria y peligrosamente infiltrada" por narcotraficantes y que está llena de corrupción. Lloreda hizo estos comentarios cuatro días después de que fueran descubiertos 740 kilos de cocaína y seis de heroína en un avión de transporte Hércules C-130 por las autoridades estadounidenses en Fort Lauderdale (Florida).Fuentes militares han intentado en el pasado desmentir acusaciones de que una verdadera red de narcotráfico estuviera operando en el seno del Ejército del Aire, pero atribuyeron una serie de hallazgos de drogas en aviones militares a casos individuales. El ministro informó al diario El Tiempo de que "el incidente [del Hércules] demuestra que hay una organización dentro de la Fuerza Aérea que sostiene el narcotráfico, algo inaceptable e inconcebible en una organización del Estado, más aún en las Fuerzas Armadas".

Lloreda garantizó que iba a llevar a cabo una purga en el Ejército del Aire y que castigaría a los culpables del incidente del Hércules, que ha agravado la mala imagen de Colombia como centro mundial de la droga.

El jefe de la Fuerza Áérea, José Manuel Sandoval, dimitió avergonzado el día después del suceso y echó la culpa a "un pequeño grupo de delincuentes" dentro del Ejército. El comandante y el vicecomandante de la base aérea de Catam, en Bogotá, de donde partió el Hércules, fueron destituidos al día siguiente y hasta ayer ocho miembros de la aviación habían sido detenidos por sospechas de estar involucrados en el narcotráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998