Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft acusa a sus rivales de 'fantasear' para lograr la protección del Gobierno

La empresa de Bill Gates afirma que su comportamiento beneficia la libre competencia

Los abogados de Microsoft emplearon ayer en su turno de defensa argumentos tan contundentes como su política comercial. La compañía asegura que el Gobierno desconoce sus propias leyes anti-monopolio al confundir unas prácticas empresariales ajustadas a la legalidad con un supuesto abuso de poder. Las acusaciones contra las compañías que han impulsado este juicio, especialmente Netscape, son más graves: Microsoft considera que los directivos han inventado amenazas que nunca existieron para conseguir la protección del Departamento de Justicia.

MÁS INFORMACIÓN

John Warden, el abogado de Microsoft encargado de llevar el peso legal de la compañía en el juicio, hizo un retrato de la empresa en el que sus directivos salían favorecidos como ejecutivos agresivos, pero ajustados a la legalidad. "Las leyes anti-monopolio no son un código de civismo", dijo Warden en su declaración inicial ante un tribunal con sus 80 asientos repartidos a partes iguales entre público y periodistas. Para Microsoft, su comportamiento en el mercado no es sólo "legalmente incuestionable" sino que "beneficia la libre competencia". Warden fue especialmente virulento en sus alusiones a la empresa Netscape. Si el Gobierno de EEUU aplicara por igual su criterio anti-monopolio, dijo Warden, "Netscape tenía en el mercado de los navegadores de Internet lo que el Gobierno considera ahora un monopolio, hasta que llegó el gran Satán, Microsoft", aseguró.

La mayor parte de las dos primeras sesiones del juicio se ha centrado en los términos de una reunión de Bill Gates con los directivos de Netscape en la que, según estos empresarios, Gates ofreció un reparto ilegal del mercado: para Microsoft los navegadores de Windows y para Netscape los navegadores de otros sistemas operativos. El abogado del Gobierno empleó ayer la mayor parte de su declaración inicial en mostrar contradicciones de Gates, así como informes y testimonios que avalaban esta versión de los hechos.

Mente ingenua

En su turno de respuesta, Microsoft dio una versión de aquel encuentro radicalmente distinta. Warden aseguró que nunca ha existido una reunión en la que Gates ofreciera a Netscape un reparto ilegal del mercado. Según Warden, esa descripción de los hechos procede de "la fantasía que se deriva de la mente ingenua de algún ejecutivo de Netscape, o de un intento por parte de esta empresa de ganar la protección del Gobierno en el mercado". Después de esta grave acusación, Warren aseguró que "las pruebas demostrarán" que la reunión no fue como la han descrito los directivos de Netscape y los abogados del Gobierno de EEUU. En las puertas del tribunal, el portavoz legal de Microsoft, Bill Neukom, leyó un comunicado en el que aseguraba que la exposición de los hechos ofrecida por los abogados del Gobierno contenía "un montón de retórica y medias verdades". Neukom acusó al Gobierno de actuar contra ellos sin fundamento y sólo "para beneficiar a unos cuantos competidores de Microsoft que no pueden competir en tecnología".

Víctimas

La siguiente estrella en el juicio contra Microsoft es el auténtico impulsor de este proceso, el presidente de Netscape, Jim Barksdale. A última hora se hizo público el texto de la declaración que realizó semanas antes del juicio. Barksdale insiste en las amenazas de Microsoft y se permite sugerir una posible sentencia contra esta compañía: que se obligue a Gates a separar su navegador de Internet del sistema operativo y que se le prohiba firmar contratos de exclusividad con empresas de ordenadores o de programas informáticos. En un comunicado, Microsoft acusó a Barksdale de tergiversar los hechos y aseguró que la compañía es "víctima de sus propios errores" por no crear programas que estén a la altura de los que comercializa la empresa de Bill Gates.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de octubre de 1998